Clasificado y tranquilo

11/10/2013 00:00

BUENOS AIRES (DyN). Sin Lionel Messi ni Gonzalo Higuaín, los principales artífices de la clasificación al cada vez más cercano Mundial de Brasil 2014, el seleccionado argentino de fútbol enfrentará hoy al resignado Perú en el penúltimo partido de las Eliminatorias Sudamericanas.El encuentro, que desde las 20 se jugará en el estadio de River Plate, será el último oficial que jugará Argentina ante su público, pues solo quedará Uruguay y todo lo que venga después será preparatorio para intentar la gran hazaña en tierras del pentacampeón.Las ausencias de los dos delanteros, en especial la que implica no ver a Messi, se atenúa ante la tranquilidad que significa saberse dentro del Mundial, contrariamente a lo que ocurrió exactamente cuatro años atrás, cuando un gol agónico y en off-side de Martín Palermo lo mantuvo al equipo que dirigía Diego Maradona en carrera por la clasificación a Sudáfrica 2010.Rodrigo Palacio y Ezequiel Lavezzi, dos delanteros que parecen consolidarse como alternativas en la lista definitiva que Alejandro Sabella deberá oficializar en los próximos meses, serán los reemplazantes de Messi y “Pipita”.En el mediocampo, Ever Banega y Lucas Biglia, como suplentes naturales de los lesionados Fernando Gago y Javier Mascherano, saldrán desde el vamos al campo del Monumental.Hay jugadores que deberán ganarse los últimos lugares de la lista de 23 para el Mundial en esta doble fecha, pero Sabella admitió que la gran mayoría ya está decidido.Enfrente estará un equipo eliminado, resignado a mirar otra vez el Mundial de Brasil por la televisión y cuyo entrenador, el uruguayo Sergio Markarián, hace tiempo que empezó a despedirse al finalizar su vínculo con la Federación Peruana.Markarián trajo a varios jugadores jóvenes para ir fogueando para la futura gestión que llegue.Quedaron afuera varios titulares habituales como Jefferson Farfán, Paolo Guerrero, Yoshimar Yotún, Carlos Zambrano, Carlos Lobatón y Rinaldo Cruzado. “Vamos a armar un equipo con jugadores que prácticamente se conocieron en el avión. Pero me hago responsable de la formación que pondré en el campo y espero que los jugadores respondan, más allá de su juventud”, confió el técnico del conjunto peruano.Por lo pronto, el entrenador oriental pronosticó que el Mundial de Brasil “quedará en Sudamérica” y sólo abrió cierta chances a España y Alemania al considerar que ningún otro seleccionado está “a la altura” de Brasil, Argentina, Uruguay y Chile.