Cuatro detenidos por el crimen de Rodrigo Álves en El Soberbio

Se trata de un hombre de 61 años, su hijo de 34, otro individuo de 54 años y una adolescente de 17 años. Se incautaron prendas de vestir, teléfonos celulares, machetes, un martillo, una escopeta calibre 40 mm y un vehículo Chevrolet Corsa

07/10/2019 19:42

En la tarde del viernes las primeras informaciones daban cuenta del hallazgo del cuerpo de un hombre a la vera de la ruta costera 2.

Presentaba signos de haber sido ejecutado de un tiro en la nuca y un corte de machete en la frente. La incógnita acerca de la muerte comenzó a develarse en las últimas horas.

Para la Policía el caso estaría esclarecido con la detención de cuatro personas, entre ellas la que habría hecho el disparo.

 

 

Este lunes, efectivos de la Unidad Regional VIII se dirigieron a una vivienda ubicada en Colonia Paraíso. Con una orden de allanamiento emitida por el Juzgado de Instrucción 3 de San Vicente, a cargo del magistrado Gerardo Casco, realizaron una requisa que permitió hallar elementos importantes para la causa que se investiga. Secuestraron prendas de vestir, celulares, machetes, un martillo y un vehículo Chevrolet Corsa.

El hilo conductor que llevó a los investigadores hasta ese domicilio comenzó con el registro de testimonios que permitieron reconstruir lo que ocurrió en la tarde del viernes 4 de octubre.

Según pudieron establecer, la víctima, Rodrigo Álves (35), había mencionado a sus conocidos que se dirigiría hasta la casa de su exconcubina a visitar a sus hijos. Sin embargo, otra versión indicaba que un amigo le había prestado una motocicleta Yamaha Cripton, puesto que Álves le expresó que quería dirigirse a la casa de su madre, ubicada en Paraje Capibara. Posteriormente, los uniformados se trasladaron hasta la casa de su progenitora y pudieron saber que Álves nunca había ido hacia allí.

En este punto es importante mencionar que efectivamente la víctima había ocupado la moto de su amigo, pero en el lugar donde lo encontraron muerto (a cuatro metros de la cinta asfáltica y entre malezas) no estaba la motocicleta y debido a la intensa lluvia no habían quedado marcas en el suelo.

A medida que pasaron las horas llegó a oídos de los investigadores que el hombre en realidad había pactado un encuentro con una mujer en inmediaciones de Colonia Paraíso, y en ese contexto habría ocurrido su muerte.

Esa línea investigativa tomó firmeza cuando hallaron a dos testigos clave, quienes relataron que vieron cuando mataron a Álves.

Estas personas mencionaron que el viernes a la tarde estaba en la casa de un vecino conocido como Luis “El Brasilero” (34), ayudándolo a faenar un chancho. Recordaban que lo habían visto enviar mensajes. Al parecer, ese teléfono era el de su pareja y el destinatario era nada menos que Álves. Le habría tendido una trampa, o mejor dicho una emboscada, confió una fuente a este Diario.

Minutos después, los testigos vieron que llegaba un hombre a bordo de una motocicleta. Éste entró por una galería y se abrazó con la pareja de “El Brasilero”. De forma inmediata, el marido se acercó a ellos y desde atrás le habría disparado en la nuca a Álves. No conforme con eso, junto a su padre, habrían comenzado a agredirlo a machetazos y con un martillo tipo maza.

Luego, empuñando el arma, “El Brasilero” habría amenazado a todos los presentes, familiares incluidos, para que no dijeran ni una palabra de lo que habían visto, porque iba a matarlos a ellos también.

Según el relato, junto con su progenitor habrían arrastrado el cuerpo hacia un baño y lo dejaron allí mientras planeaban qué hacer con él. La pareja del principal agresor tomó la motocicleta en la que había llegado la víctima y salió de allí.

Finalmente, el cuerpo de Álves fue cargado en el baúl de un Chevrolet Corsa y llevado hasta el lugar donde fue encontrado horas después.

Este relato fue clave para identificar a los presuntos autores del crimen. A las 6 de ayer, efectivos de la comisaría de El Soberbio allanaron la casa de “El Brasilero” y secuestraron prendas con manchas color escarlata, tres celulares, dos machetes y un martillo tipo maza con manchas aparentemente de sangre, un Corsa con patente de Brasil, el cual presentaba rastros hemáticos en el baúl, además de una escopeta calibre 40.

Los investigadores pudieron establecer que el padre de Luis habría llevado al otro lado de la frontera un revólver calibre 32, además del celular de la víctima.

En el lugar fueron detenidos tres ciudadanos brasileños: el padre de 61 años, su hijo de 34 y un tercero de 54, además de la joven de 17 de nacionalidad argentina, quien se presume es la pareja de Luis.

Anoche, Criminalística estaba abocada a realizar pericias de luminol tanto en el lugar donde supuestamente ocurrió el crimen como así también en el baúl del vehículo. El paso siguiente será el peritaje de los teléfonos, para determinar si hubo contacto previo con la víctima.

Las averiguaciones continuaron al punto de establecer que Luis se encontraba en libertad condicional por un homicidio que había cometido en Brasil el 5 de septiembre 2015. Una disputa por tierras lo llevó a asesinar con un arma blanca a un hombre de 53 años.

 

Antecedentes por homicidio

Luis “El Brasilero” había estado detenido en su país por homicidio. El 26 de agosto del año pasado, el Tribunal de Ejecuciones Criminales de la Comarca de Tres Passos (a poco más de treinta kilómetros de la frontera con El Soberbio) le dictó la libertad, luego de haber permanecido con prisión domiciliaria, con tobillera electrónica incluida.

Cuando fue liberado le exigieron que cumpliera una serie de requisitos. Entre ellos figuraban mantener una ocupación lícita; no mudarse de domicilio, o en su defecto conseguir una autorización judicial; presentarse de forma trimestral ante el Juzgado; y prohibición de portar armas de cualquier especie.

No se sabe en qué momento cruzó la frontera y se instaló en la zona de El Soberbio. Tampoco se sabe hasta el momento si estaba autorizado por la Justicia a venir hacia Argentina, si regresaba cada tres meses o si estaba en desobediencia de lo que exigía su libertad condicional.