El punto más austral de África

Donde dos océanos chocan en una exhibición salvaje de corrientes tumultuosas y bordes rocosos irregulares.

25/08/2019 15:50

El punto de Cabo L’Agulhas es la división oficial entre el Océano Índico y el Océano Atlántico, pero no siempre es la división oficial entre las corrientes de Mozambique y Benguela, la cual varía entre el punto de Agulhas y el punto del cabo. Sin embargo, no se pierde la importancia de estar en el lugar de reunión de dos océanos. La energía bruta del entorno natural circundante es un recordatorio constante de este punto de acceso geográfico.

Destaca en este lugar, como eterno vigilante, el faro del Cabo Agulhas, que ha logrado matenerse durante más de 150 años como acompañante marítimo sobre el famoso “Cabo de tormentas”, en el extremo más meridional de África. Construido en 1848, es el segundo faro en funcionamiento más antiguo de Sudáfrica. El diseño está inspirado en una de las siete maravillas más antiguas del mundo, el faro egipcio original de Faros.

El banco Agulhas es una formación geográfica única, también conocida como “Cementerio de barcos” debido a este desafiante cruce que resulta en numerosos naufragios. La profundidad del océano en esta área es de sólo 60 brazas de profundidad durante 250 kilómetros hacia el mar y luego cae bruscamente a 180.000 brazas que llegan hasta la Antártida. Cuando las embarcaciones portuguesas marinas sodearon esta punta del Cabo en el siglo XV, sus agujas de brújula se balancearon sin poder determinar el Norte verdadero del Norte magnético. Como resultado, en 1488 el navegante portugués, Bartholomew Dias, nombró a este sitio “Cabo de agujas”.

Dirigirse al extremo más meridional de África es un viaje fantástico, ya que en el camino entre Struisbaai y Cabo L’Agulhas el viajero se encuentra con algunas de las vistas y paisajes más espectaculares que tiene para ofrecer.

Rodeado de hermosas reservas naturales y campos ondulados por un lado y albergando el punto de encuentro de dos poderosos océanos por el otro, el extremo sur africano no es sólo un destino sino toda una experiencia, la que seguramente será acentuada por la rica historia de la zona y la cálida hospitalidad, las ciudades más australes de este continente.

Struisbaai es un pueblo pesquero increíblemente pintoresco ubicado en la región de Overberg del Cabo Occidental, a sólo cuatro kilómetros del Cabo L’Agulhas. Tiene muchos lugares de interés y actividades para ofrecer a los visitantes. Las antiguas cabañas de pescadores encaladas a la entrada son monumentos nacionales y se han restaurado en casas de vacaciones.

La espectacular playa de arena blanca que se extiende hasta Arniston ofrece un sinfín de pasatiempos placenteros y es una buena representación de lo que hace que Struisbaai sea tan llamativo para los visitantes. El pequeño y pintoresco puerto construido originalmente en 1959 y ampliado en 1990, es otra gran tarjeta de atracción para los visitantes.

Un punto de atracción importante es Parrie, la raya residente que ha estado visitando el puerto durante muchos años. Inicialmente se sintió atraído por los bocados que los pescadores le arrojarían. Ahora asocia el ruido del motor del bote con su regreso y se ha convertido en una especie de mascota para los lugareños. Incluso tiene su propia página de Facebook. Cuando Two Oceans Aquarium lo capturó, todos estaban realmente molestos y con una determinación feroz, pronto lo llevaron de regreso a donde pertenece. Ahora puede ver las rayas en las aguas poco profundas del puerto. Parrie es la más grande (y probablemente la más antigua) de todas y los turistas pueden intentar alimentarlos. ¡Sólo tenga cuidado con las colas!

Otra maravilla para ver son las ballenas francas australes que viajan a estas costas para aparearse y parir luegod e haberse alimentado en la Antártida durante seis meses. Es un espectáculo que quedará en su memoria para siempre.

Como si todo esto fuera poco, Struisbaai cuenta con la playa natural más larga del hemisferio sur y se deriva de una antigua palabra holandesa que significa “enorme”. Imagine un tramo aparentemente interminable de arena blanca nacarada y la corriente oceánica llegando a la orilla por un lado y las verdes montañas como telón de fondo del otro. Un paisaje sin igual.