Por el Mal de la Tela, recomendaron no usar químicos en los yerbales

Recordaron que “a la fecha no existe ningún producto autorizado por el SENASA para su aplicación en yerba mate que pueda controlar la enfermedad”.

18/08/2019 16:38

Luego del monitoreo que realizó el Senasa en 39 sitios distribuidos en cinco departamentos de la provincia de Misiones, el Comité Técnico Sanitario para la Yerba Mate (conformado por el Senasa, INTA, INYM, Ministerio de Ecología de Misiones y la UNaM), recomendó a los productores que no utilicen funguicidas para combatir el “mal de la tela” en sus yerbales.

“A la fecha no existe ningún producto autorizado por el Senasa para su aplicación en yerba mate que pueda controlar esta enfermedad”, aseguró el director del INTA Regional Misiones, Octavio Ingaramo.

El “mal de la tela” es una enfermedad causada por hongos que produce secado de hojas, tallos y ramas en plantaciones de yerba mate y té, y provoca graves pérdidas en el rinde de estos cultivos. Una vez que el hongo infectó la planta aparecen ramas secas entre las copas y pueden verse hojas colgando de las ramas por una especie de tela o hilacha fina de color marrón.

“La medida más recomendada para el manejo del mal de la tela es el corte de ramas afectadas (unos 10-15 centímetros por debajo del síntoma), sacando los restos infectados del lote o eliminándolos dentro del mismo (quemado, enterrado). Se debe tener especial cuidado en la limpieza integral de las herramientas que se utilizan con alcohol o lavandina para no dispersar el hongo de una planta a la otra”, subrayó Ingaramo.

Además destacaron que es muy importante que el productor adquiera el hábito de “anotar todo lo que vaya observando (clima, lluvia caída) y las prácticas (fertilización, cubiertas verdes, tipo de corte) que vaya realizando en su chacra. Lo ideal es tener un seguimiento del lote, recorrer e ir anotando lo que consideramos importante, y si se puede tomar fotos, mejor”. Eso permitirá tomar mejores decisiones para hacer más productivo el yerbal.

Según informó el Comité, se están coordinando acciones de monitoreo conjuntas, capacitaciones para los productores y técnicos y se está elaborando un manual que contiene un protocolo de monitoreo, además de características para el reconocimiento y recomendaciones sobre el manejo de la enfermedad.