“Necesitamos planes de reactivación para todos y en todo el país”

Así lo afirmó Marcelo Fernández, titular de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), diálogo con FM de las Misiones. Advirtió que "esta última devaluación, de entre el 20 y el 25%, vulnera las paritarias y golpea al bolsillo de los trabajadores"

13/08/2019 16:09

Tras los resultados de las Primarias reina la incertidumbre económica en el país y el titular de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), Marcelo Fernández, advirtió que este lunes enEl Aire de las Misiones que se emite por la 89.3 FM Santa María de las Misiones “las PyME no vendieron nada porque no tenían precios, fue un día perdido en materia de ventas”.

No lo hicimos especulativamente sino porque nuestros proveedores tampoco nos daban precio. Después de la euforia del domingo, hoy nosotros tenemos que producir y trabajar y esto es hasta octubre o en el peor de los casos hasta el 10 de diciembre. Entonces, son cuatro meses en los que tendremos que ver cómo subsistimos, cómo pagamos salarios, impuestos e insumos sin un horizonte claro de lo que puede ocurrir con la vedette de estos tiempos, que es el dólar”, sentenció.

Sostuvo que “el tipo de cambio hace que tengamos incertidumbre en los precios de proveedores y en los precios de venta”. Observó además que “esta última devaluación, de entre el 20 y el 25%, vulnera las paritarias y golpea al bolsillo de los trabajadores, con lo cual otra vez hay caída del consumo porque si bien abonamos aumentos en ese orden con esto de un plumazo lo licuamos, que va a coincidir con las tarifas”.

“La verdad es que tenemos una gran preocupación más allá del éxtasis electoral, esto no se cambia mañana sino que todavía tenemos cuatro meses con un Gobierno del cual vamos a ver cómo se las arregla para poder sostener este vendaval”, añadió.

Recordó que “el acuerdo que hicimos de salarios fue un esfuerzo terrible de las dos partes, tanto para los trabajadores como para los empresarios, es decir dimos un aumento para que vuelva el consumo pese a la baja de la actividad y hoy vimos que de un plumazo se lo borraron”.

Señaló que también “hay preocupación por lo que pueda pasar con los alimentos”.

“Desde las grandes cadenas de hipermercados denunciaron que los empresarios alimenticios este lunes no entregaron las mercaderías que tenían prometidas para esta semana porque no tienen precios, les ocurre lo mismo que a las PyME, pero ellas pueden ser más especulativas que nosotros porque saben que después la van a vender al precio que fijen. Esto seguramente va a salir con un 20 o 25 por ciento de aumento con lo cual el trabajador, el consumidor, la clase media otra vez va a ver vulnerados sus ingresos”, sentenció.

Otra cuestión que preocupa son “las tarifas que siguen congeladas”.

“Van a hacer presión dado que el Gobierno no tiene una escapatoria o una salida clara en lo electoral, y como se habían comprometido a mantenerlas congeladas hasta después de las elecciones para poder ganar y después dar los aumentos para no ser antipopulares, evidentemente ahora les van a decir por favor aumenten las tarifas. No sólo los va a castigar ahora sino también en octubre”, consideró.

En este contexto, advirtió que unas 23 mil empresas cerraron, según datos de la propia AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos).

Realmente es muy preocupante porque si tomamos que hay diez trabajadores por empresa estamos hablando de 230 mil trabajadores perdidos, más suspensiones y otros despidos. Hay que generar medidas anticíclicas urgentes, las economías regionales necesitan del consumo, del esfuerzo, del control fronterizo y el no aumento de las importaciones para que las industria radicadas en el interior sufran de la competencia desleal y del contrabando, todo eso ha sido renovado porque no hubo un control de las importaciones ni siquiera del comercio, realmente es muy preocupante”, destacó.

Reconoció, a su vez, que “no han tenido diálogo con el Gobierno pese a haber sido recibidos en varias oportunidades”.

“No creo que esto termine en el día de hoy, las altas tasa de interés van a continuar, a nosotros para financiarnos van a pedirnos 70, 75, 80 de tasa de interés anual, lo que ya es una locura. Dentro de CGERA están justamente los sectores que el Gobierno pretende desatender, son sectores que el Gobierno ha decidido que son deficientes y con mano de obra que debería estar en otro sitio”, señaló.

Sobre los programas provinciales Ahora (pan, gas, gasoil) opinó que “todo lo que haga un Gobierno para defender a la producción, al consumidor y al comercio es bienvenido”.

“Es lo que siempre hemos pedido y nos dieron la espalda. Esto no ha sido mala praxis de los empresarios sino mala praxis de la política, hay altas tasas de interés, nos embarga la AFIP porque no podemos pagar, nos embargan los bancos porque las tasas son impagables y los préstamos no los podemos devolver, esto no ha sido por la ineficiencia de unos empresarios sino por la bestialidad que se ha tomado hacia las PyME, en cuanto a cómo quieren cobrarles las deudas o como nos quieren ayudar cuando tenemos crisis. Si estamos diciendo que estamos mal y nos aumentan la luz, es porque nos quieren aumentar la luz  porque no quieren que fabriquemos más”, sentenció.