Microtúneles de mimbre: una alternativa económica

Se trata de una tecnología que permite aprovechar un recurso de proximidad, reducir costos, simplificar su armado y mejorar las condiciones para la producción hortícola.

04/08/2019 15:33

El cultivo del mimbre es una actividad tradicional con producciones minifundistas y diversificadas combinadas con forestales, huertas, frutales, ganadería, apicultura y pesca, entre otras.

Si bien la actividad mimbrera está deprimida, respecto a décadas anteriores, por la competencia con el plástico, la gran multiplicidad de usos y aplicaciones que tiene el mimbre le otorgan un gran potencial. En especial, en un contexto de producciones agroecológicas, diversificadas y con facilidades para el agregado de valor con bajo costo de inversión.

En este contexto, técnicos del INTA AMBA y el Prohuerta, un programa del Ministerio de Desarrollo Social y del INTA, impulsan la utilización de este cultivo de proximidad para la construcción de estructuras de microtúneles para la producción hortícola.

“Los microtúneles de mimbre son una alternativa económica a los invernáculos que permite a los productores familiares reducir costos, facilitar su armado y mejorar las condiciones para la producción hortícola en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)”, aseguró Marcelo Miranda, técnico del INTA Berisso.

Se trata de túneles bajos implementados en las producciones hortícolas bajo cubierta en la temporada otoño-invierno. “Su baja altura resiste mejor a los vientos, se adaptan a lugares abiertos, permiten afrontar inclemencias climáticas y ayudan al desarrollo de espacios verdes en las ciudades”, explicó Miranda.

En referencia a los microtúneles, señaló que emplear mimbre para la construcción de las estructuras es una técnica muy sencilla, fácil de manipular y armar en pocas horas y en diversos tamaños, según la necesidad.

“Nuestra intención es la de poder recuperar un cultivo tradicional, como  el mimbre, representativo de la costa y darle usos alternativos para poder emplearlo en la agricultura familiar con composteras, canteros, cercos, espacios para sombras, más allá del uso tradicional de este elemento que es la elaboración de canastos”, subrayó el técnico del INTA.