Instrucciones para ser perfecto

¿Querés ser perfecto?

09/07/2019 08:52

Dormí un poco, y posponé la alarma tres, cuatro, máximo cinco veces. Cuida de tus encías y dientes y procurá lucir una sonrisa radiante. No permitas que el miedo sea el control de tu vida, no tengas miedo, no tengas miedo, por ejemplo, a que venga un terremoto, maremotos, tsunamis, o que un día te olvide.

¿Querés ser perfecto?
Tomá dos litros de agua por día, equilibrá con la tecnología, comprate buena lencería y sé amable con todos. Aumentá tu pulso hasta 120 latidos por minuto, haz seis series de 30 sentadillas por cinco días, con un minuto de descanso entre medio. Haz lo que te gusta y sin tedio. Ve a dormir con el delineador de ojos puesto, hasta parecer un panda drogadicto, después lavate la cara y el resto, sin armar mucho conflicto. No esperes nada y ve a por todo, apreciá lo que ya tenés, ordená tu habitación, después arreglá el mundo, prepárate para la acción.

¿Querés ser perfecto?
Primero tenés que saber que el deseo de ser perfecto es sólo un deseo. Deseá y preguntá el por qué de todo. Sé perfecto, imperativo del verbo ser, yo soy, yo estoy, tú eres, tú estás, el sobrevalorado ‘verb to be’ en inglés. Sé perfecto y haz contacto visual con el atardecer, abrí la puerta con el codo. Haz el bien sin mirar a quién.  Dudá de todo pero sacá lo bueno de cada duda. Visitá cementerios, contemplá las tumbas, llorá cuando tengas ganas de llorar. Aprendé algo nuevo cada día, sembrá el conocimiento, cosechá cultura, investigá tus raíces y defiéndelas con uñas y dientes. Aléjate de lo tóxico y míralo de un modo negligente.

¿Querés ser perfecto?
Sé honesto, usá ropa cómoda, planificá tus actividades del día para que no enloquezcas. Enloquecé. Aburrite de lo aburrido, andá a la vinoteca, ve al videoclub a alquilar una película y mirala en video cassette, aunque ya nadie alquile películas en video cassette.
Tomá notas, resolvé crucigramas, di un chiste malo y reíte igual aunque no cause gracia. Sé divertido, sé amable, sé perfecto.
Tratá y recibí bien a un Testigo de Jehová, invítale a tomar un té, una cerveza o un café, aprendé a respetar las ideologías del otro se pueden llevar bien aunque no piensen igual.

¿Querés ser perfecto?
Sé amable con los mayores y cuando seas mayor, sé amable con los jóvenes. No les pegues con el bastón cuando te digan ‘abuelo’, ¡son tus nietos, ubícate! Adopta, no compres. No pases demasiado tiempo rodeado de gente, no pases demasiado tiempo solo, sentate derecho, con la espalda recta. Si alguien anda de cacería y quiere llevarse a tu hija prepará la escopeta y volale la cabeza.
Sé perfecto y ten sentido del humor. Tené sentido. Brindá una conversación profunda aportá ideas, consejos, planes, humor negro, amarillo, verde o del color que quieras.

¿Querés ser perfecto?
Sé agradecido siempre. No malgastes tu dinero, está siempre cuando te necesiten. Sé perfecto y devolvé lo que te prestaron, prepará la cena, lavá los platos. Tranquilizate, trabajá, estudiá, leé, leé mucho y todo lo que puedas, visitá países extranjeros y sentite extranjero en tu propio país. Meditá. Después salí afuera, ¿qué hay afuera? Limpiá la casa, abrí las ventanas, pintá las paredes.
Sé inteligente como un gato y ama como un perro. Cantá, aunque creas que no lo hagas bien.

Sé perfecto, no busques agradar a todos pues vas a perder el tiempo. Sé perfecto, subí una escalera, caminá, probá el silencio ¿A qué sabe el silencio? Imaginá lo que te gustaría que pasara y no hagas nada para impedirlo.
Apagá tu teléfono por un día entero, arreglá las camas conjugá el verbo ‘desperfilar’ en pretérito perfecto.

Sé perfecto.
Regá las plantas, no andes diciendo «¿para qué, si igual me voy a morir?» Disfrutá del sexo, en la juventud y en la vejez en la pobreza y en la riqueza en la salud y en la enfermedad. Buscá el antónimo de cada cosa. Mantené vivo a tu niño interior.

¿Querés ser perfecto?
Dejá de querer ser perfecto. Escribí cartas con bolígrafos, sacá fotos hermosas, imprimilas y ponelas donde puedas verlas siempre.
Llorá de vez en cuando, te sentirás aliviado. Inhala. Exhala. Portate bien, andá por la sombra. Cambiá de calles. Da un pasito pa’ atrás, otro pa’ delante. Recordá que la vida es un baile y que la verdad no existe, como la perfección. No caigas en cana. Querete vos primero y sé diplomático con los demás. Regá el árbol, leé el libro, adoptá un perrito.

Sé perfecto, exprésate bien, Se dice «me reí demasiado» no «demasiado mucho me reí». Cuidá tus pertenencias. Cada tanto hacete un chequeo médico. Apagá la tele, poné música. Aprendé a decir «por favor» y «gracias» en chino mandarín, después en ruso y en todos los idiomas que quieras. Mirá cine clásico, sacá la basura. Sé perfecto y amá la vida, da un giro de 180 grados.

¿Querés ser perfecto? Sé perfecto.
Perfecto para ti.

Por: Elzbieta Bujakiewicz.
De sangre polaca, es traductora de inglés.
Le gusta los libros, el merlot y el heavy metal.
Tiene un blog de historias y textos de otros que ella traduce: mejorunatraduccion.tumblr.com. Twitter: @E_Bujakiewicz