Música rusa, imitando al abuelo

El obereño Roberto Dulko se crió escuchando las melodías que don Pedro Huk ejecutaba en su violín, debajo de la parra, en su chacra de Colonia Guaraní. En base a esos recuerdos configuró su carrera y conformó el grupo “Katyusha” junto a su esposa Silvia Rapp y sus hijas Andrea y Natasha. Ejecutan instrumentos como balalaika, acordeón (bayán), domra, tsembaly, violín típico y cítara. Buscan preservar la cultura y transmitir valores.

23/06/2019 15:28