Tejieron mantitas para el Hospital de Pediatría

Éxito de convocatoria en el primer "Misiones Teje" solidario. Unas 20 mujeres autoconvocadas y grupos solidarios se juntaron desde la siesta en la costanera para ayudar.

10/06/2019 21:08

LANAS, AGUJAS Y MUCHA SOLIDARIDAD. La costanera fue un lugar de encuentro y de primer contacto entre distintas tejedoras.

Las gotitas de lluvia e incluso los nubarrones amenazantes no fueron impedimento para juntarse a pasar la tarde en la costanera entre hilos, lanas y agujas, con el fin de ayudar a los niños y bebés internados en el Hospital de Pediatría.

Desde muy temprano, más de 20 tejedoras, algunas provenientes de otras localidades de la provincia, hicieron posible la primera edición de “Misiones Teje”, una experiencia local de tejido comunitario que se realiza en el país todos los 9 de junio, en la vía pública y siempre con un fin solidario.

La mayoría autoconvocadas y otras que forman clubes de tejedoras, entre ellas Las Arañitas tejedoras de “Misiones Teje por un Sueño”, trabajaron con la consigna de armar los cuadraditos de 20 por 20 centímetros, que más tarde se transformaron en mantitas de medio metro.

La idea nació de la emprendedora Liliana Mazur y rápidamente despertó la adhesión de distintas organizaciones solidarias, con el auspicio de Sexto Sentido, la revista de PRIMERA EDICIÓN, y la colaboración de Spacio Mujer para las emprendedoras del cuarto tramo.

MOVIMIENTO MUNDIAL. “En la actualidad muchos hombres tejen”, dijo Neris.

Camaradería

Marilen Sawicki, de Gobernador Roca, se enteró de la convocatoria en los grupos de tejedoras que sigue en Instagram y no dudó en salir desde su pueblo natal con la bolsa de lana e hilo, un sillón plegable y mate. La camaradería hizo el resto.

Por su parte, la fundadora de “Misiones Teje por un Sueño”, María Cristina Echenique, en compañía de algunas integrantes de la ONG, aseguró: “Somos netamente solidarios, hacemos mantillas para entregar en tres hospitales de Misiones y nuestro grupo en la actualidad está formado por unas 100 personas. Cuando nos enteramos de la invitación, no dudamos en acercarnos”, aseguró.

En la actualidad la ONG está entregando al mes cerca de 500 mantas. Ellas vienen tejiendo desde 2012 y cada año suman tejedores y auspiciantes anónimos para colaborar con los insumos.

“La necesidad es inmensa y agradecemos que tenemos el apoyo de la comunidad, por eso sentíamos que hoy teníamos que estar aquí”, explicó con una sonrisa amplia.

Romper con los estereotipos

Tomás Neris, el único hombre entre las tejedoras, se mostró contento por haber podido sumarse.

El joven teje desde hace cuatro años y cuando se enteró de la movida no dudó en acercarse. “Vine también con la idea de mostrar lo que hago y de paso romper con el estereotipo de quién puede tejer en la sociedad”, se río.

Indicó Neris: “Este es un movimiento grande que hay en el mundo. En la actualidad hay muchísimos hombres tejedores que lo hacen en la vía pública, así que me sumo a ellos desde Misiones, porque la finalidad de todo es ayudar”.

La organizadora del encuentro, Liliana Mazur, también se mostró satisfecha con la buena convocatoria de la actividad: “Nunca antes se había hecho en Misiones esta celebración del tejido en público, entonces, cuando le plantee a algunas amigas la posibilidad, además de ayudar, ninguna dudó, al contrario, quedaron encantadas”, explicó.

“Por ser la primera experiencia no nos impusimos cantidades como metas, sí vinimos con la idea de tejer la mayor cantidad posible de cuadraditos y que los resultados nos satisfagan a todos, pero lo más importante es que llegue a los chiquitos a quienes les hace falta para estar calentitos ente invierno”, finalizó Mazur.