Faltan 1.872 enfermeros para el mínimo recomendado por la OMS

La proporción ideal es 8 profesionales cada 1.000 habitantes o un mínimo de 4 para asistir a esa población. Misiones cuenta sólo con 2,2 por cada mil.

09/06/2019 17:17

En Misiones se necesitan 1.872 enfermeros para llegar al recurso humano mínimo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de Salud (OPS). Según un informe realizado por la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) Misiones, en la actualidad hay 2.945 enfermeros prestando sus servicios tanto en el sistema de Salud Pública como en el sector privado.

Para la OMS/OPS la proporción ideal es de 8 enfermeros cada 1.000 habitantes (1 enfermero cada 125 habitantes). En Misiones, sin embargo, según destacó el estudio de la CTA “hay 1 enfermero cada 409 misioneros cuando se recomienda tener 1 enfermero cada 250 o -el ideal- 1 enfermero cada 125 habitantes. Esta realidad se ve agudizada cuando nos adentramos a la provincia como en la zona VI Noreste (Bernardo de Irigoyen, San Antonio, Andresito, San Pedro, El Soberbio y San Vicente) con 1 enfermero cada 738 habitantes”.

La Zona Noreste y sus 167.000 habitantes no sólo es la que menos enfermeros tiene, también es la población con menos recurso médico. De acuerdo al informe sobre Recurso Humano Médico del Colegio Médico provincial, sólo se desempeñan en esta zona sanitaria 96 médicos, es decir 1 cada 1.740 habitantes (en contraposición a Zona Capital donde hay 1 médico cada 260 habitantes).

En cuanto al personal de enfermería, también hay mayor concentración en Zona Capital donde -sólo en el subsector público- se desempeñan 552 enfermeros.

 

El impacto en la calidad de atención

Según indicó el secretario general de la CTA Misiones, Jorge Duarte, a PRIMERA EDICIÓN el estudio sobre el recurso humano del sector de enfermería se enmarca en un diagnóstico del sistema de salud “en torno al deterioro del hospital público en general y en particular de sus trabajadores.

El sistema sanitario y la atención de las personas se ven gravemente afectados por escasez de recurso humano que incide en la calidad de la asistencia.

Así lo demuestran numerosas investigaciones, una de ellas encabezada por Linda H. Aiken, docente investigadora de la Universidad de Pennsylvania, quien desarrolló su trabajo de investigación por más de tres décadas para demostrar que “cuando en los hospitales se incrementa la cantidad de enfermeras disminuye la morbimortalidad de los pacientes”.

Según indicó Duarte, “la radiografía de la situación en Misiones en materia de Recursos Humanos nos ubica como uno de los distritos del país con las ratios de enfermeras más desfavorable, donde la relación enfermeras por habitantes nos posiciona en 2,44 enfermeras/1.000 habitantes, esta realidad desnuda que en la provincia, para alcanzar el piso mínimo que establecen los organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud de 4 enfermeras cada 1.000 habitantes, son necesarios en la provincia 1.872 enfermeros más de los que hay en este momento”, argumentó.

 

Tres niveles de formación

CAPITAL. En esta zona se concentra el recurso humano de Salud.

Los últimos datos oficiales sobre fuerza de trabajo de enfermería en Argentina, brindados por el Observatorio Federal de Recursos Humanos en Salud, de la cartera sanitaria nacional, detallan la existencia de 192.829 trabajadores en esta profesión, constituida en sus tres niveles de formación por 80.420 auxiliares de enfermería que representan el 41,7%, 87.327 técnicos en enfermería alcanzan el 45,3% y 25.082 licenciados en enfermería que representan el 13% del total de la fuerza laboral.

En Misiones, el porcentaje de enfermeros con formación de grado (licenciados) es mucho menor que el promedio nacional: apenas el 6,5% del total.

Según los datos analizados por la CTA, de los 2.945 enfermeros que trabajan en Misiones, el 48,9% tiene título de Auxiliar de Enfermería (1.439), el 44,6% de Técnicos en Enfermería (1.314) y sólo el 6,5% tiene la Licenciatura (192 profesionales).

Este faltante del recurso humano de enfermería no responde a la cantidad de egresados que formó la Escuela de Enfermería de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM). Según Duarte, en esa casa de altos estudios se formaron más de 3.000 enfermeros, entre técnicos y licenciados “pero muchos de ellos migraron hacia otras provincias”.

Este año, la Escuela de Enfermería tuvo 1.500 alumnos ingresantes “pero la cantidad promedio de graduados por año va de 20 a 50 en el mejor de los casos”, detalló el secretario general de la CTA Misiones.

 

El 80% se desempeña en el sector público

En Misiones, el ámbito público es el subsector que concentra el mayor número de enfermeros: 2.343 entre licenciados, técnicos y auxiliares de enfermería, el 79,5% del total. Aunque muchos trabajadores trabajan además en el subsector privado, “esta situación es perjudicial para el trabajador porque significa que debe brindar servicios hasta 16 horas por día”, advirtió la CTA.

De esos 2.343 enfermeros que trabajan en el sector público, sólo el 66,7% (1.564) está en carrera sanitaria, es decir en planta permanente de Salud Pública; mientras que un 33,3% (779) presta servicios en el ámbito del Parque de la Salud bajo contrato.

“Las autoridades sanitarias provinciales y principalmente el ministro de Salud Pública, Walter Villalba, deben entender que la disponibilidad de un número suficiente de profesionales sanitarios con salarios dignos, cualificados y motivados en los hospitales y Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) es fundamental para brindar servicios de salud eficaces y mejorar los resultados sanitarios”, argumentaron desde la CTA.

 

Diferencia salarial

La brecha salarial entre los enfermeros que se desempeñan en el subsector privado y público de la Salud es muy importante. Mientras que los enfermeros que trabajan en un sanatorio o clínica privada tienen un salario inicial que ronda los 25.000 pesos, sus pares del sector público parten de salarios de 14.000 pesos, “este es el sueldo de un enfermero universitario sin antigüedad en un hospital”, detalló Jorge Duarte.

El aumento de la precariedad laboral, no obstante, es un problema común en ambos subsectores, especialmente en la última década donde se priorizó la contratación de personal bajo sistemas más flexibles y que no impliquen un costo laboral alto para el sector patronal, en detrimento de la estabilidad laboral y derechos de los trabajadores reconocidos tras más de un siglo de luchas gremiales. Obviamente, este no es un problema excluyente del sector enfermería.