Una pastura ideal para después de las inundaciones

Se trata de Tangola, que en contacto con suelos húmedos o encharcados, desarrolla raíces y macollos fácilmente.

11/06/2019 16:12

Las intensas lluvias registradas en los últimos meses generaron anegamientos que pusieron en riesgo las principales actividades productivas de Chaco y Formosa. En este contexto, resulta fundamental planificar cómo continuar una vez que se retira el agua. De acuerdo con los especialistas del INTA, el pasto Tangola presenta características que le permiten desarrollarse en suelos anegados con buena calidad forrajera.

De acuerdo con Dante Pueyo, especialista del INTA El Colorado, Formosa, “en el este de Chaco y Formosa hay casi 2 millones de hectáreas con ambientes de esteros, bañados y cañadas, en los cuales no hay posibilidades de incorporar pasturas implantadas por semillas”.

Para el técnico, el pasto Tangola, común y clones, es una alternativa “muy interesante” por tratarse de materiales híbridos naturales rastreros que, en contacto con suelos húmedos o encharcados, enraizan y generan nuevas plantas fácilmente. “Esta situación maximiza la producción de hojas y mejora su calidad forrajera”, aseguró.

Se trata de materiales forrajeros que se destacan por poseer un comportamiento muy plástico, adaptándose a una amplia gama de texturas y fertilidad de suelos. “Son ideales en aquellos sitios de suelos arcillosos con alternancia de encharcamiento, como los pajonales, palmares o espartillares, lo cual, sumado a la superficie con esteros y bajos, alcanzaría unos 4 millones de hectáreas aptas para su implantación”, indicó el técnico.

En cuanto a la implantación, el especialista indicó que “esta especie no tiene semilla, es de reproducción agámica o asexual para lo cual se utilizan guías o estolones, tallos rastreros, los cuales tienen gran velocidad de crecimiento y alcanzan hasta los 3 metros de longitud. Esto hace que se puedan hacer surcos distanciados cada 2 o 3 metros, lo que, a su vez, abarata costos y en un año se cubra la superficie del lote.

En cuanto a las características propias de estos ejemplares, Pueyo explicó que estas plantas crecen durante la primavera, verano y otoño. Si bien las bajas temperaturas del invierno reducen la tasa de crecimiento de su biomasa y se secan por efecto de las heladas, rebrotan rápidamente cuando aumenta la temperatura en la primavera.