Advierten que muy pocos jubilados pueden comprar medicamentos

Remarcaron que cada vez son más las personas mayores que se ven obligadas a recurrir a préstamos o financiación para pagar servicios básicos o adquirir alimentos.

27/05/2019 07:23

Dentro del contexto de crisis nacional, los medicamentos, junto a los alimentos y el pago de los servicios públicos, integran el triángulo que se lleva la mayor parte de los ingresos que percibe una persona jubilada. Por ello, la preocupación crece teniendo en cuenta los grandes incrementos que impactaron en los últimos meses sobre el precio de los remedios.

Los medicamentos, al igual que cualquier otro producto que se encuentra dentro de una economía de mercado, no pueden escapar a los efectos de la incontenible inflación que impacta directamente sobre los precios.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, el secretario general de ATE Misiones, César Fariña, señaló que “el aumento en los precios de los medicamentos está golpeando fuertemente al bolsillo de los jubilados; entendiendo además que los remedios demandan una parte importante del salario de los jubilados, el incremento afecta mucho más”.

“Pero no es sólo el golpe al bolsillo, lo que más preocupa es ver que muchos jubilados se ven obligados a dejar de comprar los medicamentos, lo cual impacta directo en su salud”, advirtió. Según él, a nivel provincial “se redujo notablemente la compra de medicamentos. Además, por el costo de los productos, tienen que cambiar a una calidad menor, esto pasa en diferentes estratos y también en los medicamentos. La situación es muy grave, desastrosa”.

Son muy pocos los jubilados que pueden acceder a la compra sistemática de los medicamentos que necesitan con los costos actuales que se ven en el mercado. Debemos decir mercado porque hoy la salud pública y las obras sociales, tanto IPS como el PAMI, han dejado de prestar el servicio como era en otros tiempos y se comienza a entender a la salud y los medicamentos como un negocio”, denunció Fariña.

Sobre la difícil situación económica del jubilado a nivel general, expresó que “hay una realidad que es crítica: que dejan de comprar medicamentos, lo cual afecta a su salud, pero también está pasando que tienen que adquirir préstamos para pagar los servicios básicos. Por ejemplo, una jubilada que vive frente a mi casa recibió la última boleta de agua de 4.970 pesos, sumado a todos los demás costos que tiene, esa señora seguro tendrá que recurrir a un préstamo para pagar esa boleta de agua. Debido a eso, no queda casi nada del dinero para destinarlo a los remedios”.

“Nosotros decimos que lo que hace este Gobierno a nuestros jubilados es un genocidio. Si un jubilado cobra 10 mil u 11 mil pesos de jubilación y recibe una boleta de casi 5 mil pesos, sin contar los otros servicios, los medicamentos se dejan de comprar”, añadió.

Olivia Ruiz, integrante del Centro Nacional de Jubilados y Pensionados de ATE y de la Secretaría de Prevención de la CTA Autónoma de Buenos Aires, señaló a este Diario que “los jubilados están padeciendo el aumento en la cobertura de los remedios, junto a la falta de prestaciones, grandes retrasos en los turnos y demora en la atención”.

Además, sentenció que una gran cantidad de jubilados “están viviendo en la indigencia”. “La mayoría de los jubilados se vieron obligados a sacar préstamos para comprar remedios o pagar los servicios. En todo el país vemos que tienen que sacar préstamos para tratar de sobrevivir durante el mes. También se observa un crecimiento sobre la cantidad de jubilados que concurren a los comedores porque no tienen para comprarse comida”, manifestó Ruiz.

A nivel nacional, en abril de este año, el aumento de los precios de los medicamentos más utilizados por los jubilados fue de 8,6%. Este porcentaje es el más alto que el rubro registró en lo que va del año, ya que en enero la suba de precios fue de 2,8%, en febrero de 3,7% y en marzo un 3,2%.
En relación a esto, un reciente estudio del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV) arrojó que los medicamentos aumentaron casi un 300% desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia, según un relevamiento de precios realizado sobre 123 medicamentos.

En el último año, el aumento de los remedios consumidos por los adultos mayores fue de 67,1%. Pero la diferencia se vuelve más significativa cuando se realiza la comparación con el 2015. De mayo de ese año hasta abril 2019, los fármacos más usados por jubilados tuvieron una suba del 297,7%, siendo que el producto que más aumentó lo hizo en un 710%, mientras que el que tuvo un menor aumento en el precio fue de 146%.

Otro dato alarmante es que la jubilación mínima, en mayo de 2015, era de 3.821 pesos, y tras casi cuatro años alcanzó la cifra de 10.410 pesos, lo cual representa una suba del 172%, por debajo del índice de aumento en el precio.