Sigue la polémica por fiesta “descontrolada” en Puerto Rico

Esta ciudad aún no logra sacudirse del verdadero escándalo de los últimos días tras la intoxicación de dos chicas en una fiesta que se realizó el fin de semana en un local bailable en la costanera, donde se presume que hubo menores de edad, exceso de consumo de alcohol y otras sustancias, y peleas.

22/05/2019 07:45

A METROS DEL RÍO PARANÁ. Aquí se realizó la “Conserva Night”.

CONVOCATORIA. “Tragos gratis, tequila free y jarra loca toda la noche”.

La fiesta, organizada por un conocido DJ local y promocionada como “Conserva Night” (modalidad pensada para el consumo abusivo de alcohol, de ahí el nombre que hace referencia a la conservadora con bebida que se permite llevar), se realizó el sábado 18 en un local que funciona como restaurante pero se desconoce si cuenta con habilitación para este tipo de fiestas.

Los primeros trascendidos dieron cuenta de que la fiesta no contó con custodia policial, pero sí con seguridad privada a cargo de una persona conocida en el ambiente. Además, en los días previos, circuló el rumor que se permitiría el ingreso a menores, como se confirmaría luego por los testimonios de quienes estuvieron presentes.

El escándalo se desató a partir del lunes, después de que trascendiera que durante la madrugada del domingo dos chicas ingresaron en aparente estado de intoxicación al hospital local. Una de las protagonistas contó que se intoxicó con un fernet que compró en la barra de la fiesta y que eso la dejó tan mal que dejó de tener control sobre su cuerpo, por lo que sospecha que la bebida tenía alguna sustancia.

Más allá de recuperarla, en el hospital no se le realizó ningún estudio extra, por lo que no se pudo saber qué hizo mal a la joven, que pronto fue retirada por sus padres y trasladada a una clínica privada. Desde el centro público se aseguró que la joven solamente se había “pasado” con el consumo de alcohol, y muchos deslizaron que sería la versión más lógica, teniendo en cuenta que ella fue la única afectada en el círculo de amigos que compartió la bebida.

Por su lado, el director del hospital, Joel Cibils, remarcó que el personal médico no está obligado a realizar estudios extras ante este tipo de hechos: “Nosotros atendemos los problemas de salud, pero los excesos de la sociedad son responsabilidad de cada persona y no del hospital”, planteó.

El debate está abierto en la comunidad y las opiniones se dividen entre los que creen que el consumo de drogas es moneda corriente en este tipo de fiestas y los que afirman que son casos de abuso del alcohol, cada vez más frecuentes entre los jóvenes.