A debate ante el TP1 la pareja de asaltantes de la Costanera Oeste

Hugo Do Reis y Elizabet Escobar están acusados de “robo calificado por el uso de arma de fuego”. El juicio está previsto para el martes 21 de mayo ante el tribunal de Posadas.

14/05/2019 07:20

Desde hace 19 meses, Hugo Do Reis (36) y Elizabet Escobar (26) están privados de su libertad bajo la acusación de haber asaltado a otra pareja en la Costanera Oeste, a plena luz del día y ante testigos que en un primer momento señalaron que lo que resultó un robo con ribetes de amedrentamiento armado no les generó la sensación de estar frente a delincuentes en pleno atraco.

El crimen que presuntamente cometieron -se habrían alzado con 50 mil pesos en efectivo que las víctimas tenían en su automóvil porque iban a realizar una transacción privada- será debatido ante los jueces del Tribunal Penal 1, Eduardo D’Orsaneo, Martín Errecaborde y Ángel Dejesús Cardozo, el fiscal Martín Rau y bajo las representaciones legales de los defensores oficiales Celina Silveira Márquez en el caso de Do Reis y Enrique De la Fuente para la encartada Escobar.

La causa que llevó adelante Carlos Giménez, titular del Juzgado de Instrucción 7 de la Primera Circunscripción Judicial, se inició con la denuncia en la comisaría Duodécima, el miércoles 11 de octubre de 2017, cuando por la tarde la pareja fue sorprendida por un hombre y una joven que, supuestamente, estaban armados y los amenazaron de muerte hasta que decidieron entregarles todo lo de valor que llevaban consigo, principalmente el dinero que tenían destinado a una compra.

Según se dijo, los asaltantes habrían actuado a cara descubierta y sin vacilar en cuanto a sus intenciones. La joven, entonces de 25 años, se desenvolvió decidida y atemorizó armada al matrimonio, que debió interrumpir el mate de inmediato e introducirse en el automóvil para desprenderse del dinero.

Con el botín en mano, los maleantes desaparecieron en pocos segundos de la zona mientras se solicitaba ayuda al servicio de vigilancia 911 de la Policía provincial.

Rápidamente se iniciaron las labores de investigación, que resultaron infructuosas hasta el domingo 22 de octubre, once días después del robo, cuando los asaltantes fueron interceptados en el cruce de las avenidas López Torres y Mariano Moreno por efectivos de la división Captura de Prófugos de la Dirección Delitos Complejos.

La pareja asaltada, Silvana (31) y Marcelo (39), aseguró que durante la tarde del día mencionado se encontraban en la costanera de Villa Cabello, en el cruce próximo a la avenida Leandro N. Alem, cuando fueron sorprendidos por un hombre y una mujer a punta de arma de fuego y un posible puñal y les quitaron todos los billetes y varios documentos de automóviles.

De acuerdo al damnificado de 39 años, a los pocos días vio entre las góndolas de un supermercado a una mujer que reunía las características físicas de quien lo habría asaltado.

Aún dentro del local de la avenida Tambor de Tacuarí, dio aviso a la seccional Séptima, lo que desembocó en la demora de una muchacha que, a las pocas horas y ante la ausencia de pruebas o evidencias en su contra, fue liberada supeditada a la causa.

Si bien el dato no fue preciso, peritos de la Policía se entrevistaron con las víctimas y lograron confeccionar los identikits de los dos sospechosos y se profundizó la investigación hasta llegar a un inquilinato de la avenida Mariano Moreno, frente al Parque de la Salud, donde las tareas encubiertas y los seguimientos dieron frutos y ambos sospechosos fueron atrapados juntos en la vía pública y bajo la orden del juez Carlos Giménez.

De no mediar inconvenientes, el debate oral y público se iniciará el martes a las 8.30 en la sala de audiencias del Tribunal Penal 1, sobre la calle La Rioja entre 3 de Febrero y Rivadavia de Posadas, y se extenderá con alegatos y sentencias hasta el miércoles 22.

Encuadre legal

Según el artículo 166 del Código Penal Argentino, el “robo calificado” prevé reclusión o prisión de cinco a quince años “si se cometiere con armas, o en despoblado y en banda. Si el arma utilizada fuera de fuego, la escala penal prevista se elevará en un tercio en su mínimo y en su máximo”.

También detalla que “si se cometiere el robo con un arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse de ningún modo por acreditada, o con un arma de utilería, la pena será de tres a diez años de reclusión o prisión”.