La madre despidió a su beba de 11 meses y retornó a la comisaría

En medio de un operativo de seguridad la menor de 15 años fue llevada desde Oberá a Villa Sommer, para el velatorio de su hija. Regresó a la seccional Quinta de la UR-II, sigue demorada.

19/03/2019 09:11

Mientras la vivienda de calle Mora en Villa Lindstrom de esta ciudad permanece cerrada, nadie se aproxima y sólo se oyen comentarios de vecinos sobre el calvario que allí dentro habría padecido la beba de once meses asesinada a golpes el viernes último por la noche, ayer en el cementerio de Guaraní sepultaron sus restos con la misma sencillez con que fueron velados en un templo evangélico.

La escena de mayor drama del velatorio la protagonizó la madre de 15 años de la víctima, quien permanece demorada en la comisaría Quinta de Oberá, pero que fue trasladada con un prudente operativo de seguridad y contención psicológica de la Unidad Regional II, los doce kilómetros hasta Villa Sommer, donde a las 20 del domingo ingresó a la iglesia y durante una hora abrazó el pequeño cajón de madera, rezó, lloró y despidió a su hija durante más de una hora.

La autopsia confirmó que el deceso de la pequeña se produjo por un traumatismo de cráneo pero que además presentaba cortes y rastros de golpizas similares a los que dejan los ataques con cables o varitas de plantas.

Vecinos y familiares estuvieron en este tramo del velatorio pero se mantuvieron con respeto por el momento. No se lamentaron incidentes o situaciones que profundizaran el ya tenso clima de duelo y conmoción.

Tanto la adolescente progenitora, como su pareja de 19 años y su cuñado de 14, permanecen detenidos y demorados, respectivamente, por separado y a la espera de lo que resuelva la jueza de Instrucción 1, Alba Kunzmann de Gauchat, quien aguarda para esta mañana el sumario con las actuaciones de la investigación y procedimiento policial, para decidir los alcances de sus próximos plazos, eventualmente si dispone tomarle declaración a los tres sospechosos o decide que los menores sean remitidos a la jueza de Menores 1, Adriana Zajaczkowski.

Hasta el momento, la causa está caratulada provisoriamente como “homicidio agravado por el vínculo”. Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN remarcaron que, en cuanto al detenido de 19 años, se agregaron a las actuaciones sus antecedentes por delitos y contravenciones varias, como “tenencia de arma de fuego y amenazas”, aunque ninguna denuncia en su contra por violencia familiar o de género.

El viernes, cerca de las 23, la beba fue ingresada en la guardia del hospital SAMIC de Oberá, ya sin signos vitales y con lesiones múltiples que motivaron la inmediata denuncia a la Comisaría de la Mujer. Fueron demorados la madre de 15 años, su tiastro de 14 y el padrastro de 19.