El Soberbio, tres días incomunicado

Hasta el jueves a última hora, esta ciudad llevaba tres días sin comunicación, después de la caída de un rayo el martes a las 2 de la madrugada que hizo saltar las alarmas del Banco Macro, la Policía, el Correo y comercios. Finalmente, cerca de la medianoche de este jueves el servicio se fue restableciendo de a poco.

15/03/2019 08:15

FRONTERIZA. La única vía de comunicación de los soberbianos es Internet, gracias a una prestadora privada que trae la señal de Brasil.

De ahí en más, la población quedó sin servicio de las dos empresas de telefonía celular que operan en el municipio y la única de telefonía fija.  Además, sólo funcionan los servicios de Internet que se manejan con una señal procedente de Brasil.

En consecuencia, el servicio bancario padece desde hace tres días graves inconvenientes y no operan los cajeros automáticos.

Según los técnicos de las empresas de comunicación afectadas, el rayo causó desperfectos en el sistema de radioenlaces que, hasta última hora de ayer, no habían podido ser solucionados, a pesar de los intentos que venían realizando desde el mismo martes. Para colmo, las inclemencias meteorológicas impidieron operar normalmente sobre la antena transmisora.

Finalmente, cerca de la medianoche de este jueves que servicio se normalizó para tranquilidad de los usuarios.

 

Electrodomésticos quemados

Según pobladores de la Capital de la Esencia, durante el martes y el miércoles no paró de llover y eso dificultó que los operarios suban a la antena para revisar los desperfectos. Recién ayer paró la lluvia y comenzaron a trabajar en la parte exterior.

El fenómeno meteorológico que tomó por sorpresa a los soberbianos se desató cuando casi todos dormían, por lo que no tuvieron tiempo de desenchufar los artefactos eléctricos. En consecuencia, las fuertes descargas eléctricas que se produjeron no sólo causaron desperfectos en los servicios de comunicación, sino que muchas familias sufrieron la quema de sus electrodomésticos.

Televisores, heladeras, transmisores de radios locales, computadoras y equipos electrónicos también se vieron arruinados en los comercios locales.