Vecinos de Fracrán comenzaron a recuperar su propia vertiente

Ellos aportan la mano de obra y un programa de la ONU se encarga de la financiación. Además del agua para 80 familias, contempla baños instalados para 33.

12/03/2019 20:36

  • 1
    Gentileza Félix Luz
  • 3
    Gentileza Félix Luz
  • 5
    Gentileza Félix Luz
  • 7
    Gentileza Félix Luz
  • 9
    Gentileza Félix Luz
  • 10
    El proyecto contempla también la concientización ambiental.

Vecinos del barrio Vialidad de Colonia Fracrán comenzaron a trabajar la semana pasada en la recuperación de su vertiente, que proveerá de agua potable a unas 80 familias.

Se trata de la primera etapa de un proyecto que incluye también el mejoramiento de los sanitarios de sus viviendas, que es financiado por el Programa de Pequeñas Donaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), destinado a mejorar la calidad de vida de poblaciones marginales de todo el mundo.

En este caso, los vecinos de Fracrán lograron el aporte económico a partir de su proyecto “Compromiso Barrial”, presentado en 2016 con el asesoramiento del edil sanvicentino Víctor Núñez y cuyos fondos fueron depositados a partir de finales del año pasado.

Con ellos se compraron los materiales para la primera etapa y los vecinos comenzaron recientemente con su trabajo.

El monto total del proyecto es de 1.733.016 pesos, de los cuales la ONU aporta $735.131 y los pobladores locales aportan en mano de obra los $997.885 restantes.

 

Detalles del proyecto

El plan consta de dos etapas. La primera es el acceso al agua potable, consistente en la recuperación de una vertiente para abastecer de vital líquido al barrio, la colocación de una torre y dos tanques con capacidad de 5.000 litros cada uno y, finalmente, la distribución de las mangueras con redes troncales por las calles y las instalaciones domiciliarias. Cuando concluya esta tarea, van a ser 80 las familias beneficiadas.

La segunda instancia tiene que ver con la construcción de baños instalados con pozo negro (en reemplazo de las actuales letrinas) en las viviendas de las 33 familias que armaron el proyecto. En este caso, el resto del barrio no estará alcanzado por el beneficio.

El manejo de los fondos está a cargo de un consorcio que los mismos vecinos eligieron. De esta forma, el éxito del programa queda en manos de los mismos vecinos, ya que la continuidad de la segunda etapa está atada a la concreción de la primera.

El proyecto también abarca la capacitación para el cuidado del medio ambiente y el cuidado del entorno donde viven las familias.

Relacionadas