Usuarios denunciaron públicamente descuentos dobles con la SUBE

Un joven reveló por una red social que al pasar la tarjeta, la máquina le descontó $40 en lugar de los $20 que cuesta el boleto. Duras críticas de organizaciones de pasajeros contra el “pulpo” del transporte.

10/03/2019 09:35

RELATO. El joven contó su caso en una red social y se viralizó.

Los usuarios del transporte público de pasajeros siguen revelando “avivadas” de la empresa monopólica de transporte de pasajeros que brinda el servicio en el área metropolitana capitalina.

Esta vez, fueron varios los que contaron una maniobra para tener en cuenta: el descuento de más de un boleto al pasar la tarjeta SUBE por la máquina instalada en algunas unidades. Los afectados descartaron que los trabajadores de la empresa estén en conocimiento de la “falla” del Grupo Z, pero pidieron la intervención de las autoridades competentes para controlar la posibilidad de un perjuicio masivo.

Un usuario de Posadas contó en su muro de Facebook lo que sucedió en un viaje que realizó, en la línea 202 con destino Itaembé Miní. A partir de esta experiencia se conocieron otros casos de similares características, con quejas expresadas en las Transferencias.

“Este es un aviso para que todo aquel que tome el colectivo”, escribió y pidió que “presten atención a su SUBE” cuando la pasan por la máquina electrónica.

Según el relato, al terminar la jornada laboral, emprendió camino de regreso a su casa y para ello ascendió a un colectivo.

“En mi SUBE tenía $135, empecé a controlar la tarjeta porque había escuchado que otros también se quejaron que le cobraban de más. Paso la SUBE, controlo y me quedó $95. O sea $40 pagué el pasaje”, detalló el joven y exclamó: “Gente nos están robando sin darnos cuenta…”. “… es solo para que no nos metan la mano en el bolsillo más de lo que ya nos están metiendo”, finalizó el usuario.

La publicación tuvo más de 700 compartidos y casi 100 comentarios, una gran mayoría contando situaciones similares, en recorridos diferentes pero con la misma modalidad. Por ejemplo, la usuaria Lidia comentó: “Encima le pagamos adelantado, me pasó lo mismo: cargué $150 y a la semana no tenía más, ni un peso y yo no soy de viajar mucho, sólo ocupo para ir al hospital”.

Otra persona sumó su testimonio: “A mí también, cargué $150 y viajé dos veces y ya no tenía mas saldo”. Otra mujer también relató su experiencia: “Me pasó que me cobren tres veces diciendo que no cobraba la máquina. Cuando quise volver del centro no tenía saldo. Y el lunes a mi hijo le pasó igual. Le descontaron dos pasajes”.

Fuertes críticas

El dirigente de la Unión de Comisiones Vecinales, Daniel Morel criticó el accionar de la prestataria del servicio de transporte de pasajeros y, a la vez, pidió que se implemente una Dirección o Secretaría en el seno del Estado para poder denunciar dichos casos y que “no sólo queden en descargas en las redes”.

“Yo copié y compartí lo que denunciaron los vecinos, pero hay muchos que no lo hacen. Esto me parece un ‘afano’ a los usuarios y nadie dice nada, mientras tengamos SUBE Misionera es difícil que cambie esta situación”, indicó Morel a PRIMERA EDICIÓN.

“Está avalado por la falta de controles y robos indiscriminados, vienen sucediendo muy seguido y se siente más aún en estos últimos días”, sentenció el dirigente barrial.

Se lamentó que “la gente no denuncia donde debería hacerlo, que es la Municipalidad de Posadas, lo realiza por las redes sociales. En lo personal sostengo que los vecinos están cansados de tanto manoseo, pero ningún funcionario hace algo para cambiar. Es entendible lo de la gente porque tampoco quiere perder su tiempo”. 

Morel se preguntó si “¿esas máquinas están homologadas? ¿Quién las homologó? ¿Quién verifica si realmente están en condiciones? Muchas preguntas y pocas respuestas, que seguirán igual mientras tengamos este sistema de SUBE Misionera. Debo insistir en que la tarjeta nacional es la solución, ya que se están perdiendo muchos beneficios para los usuarios provinciales”.

El referente de un grupo de usuarios indicó que, en el caso nacional “los subsidios son para el usuario no para las empresas, es más, incluso podría tratarse un cambio en las tarifas”.

Advirtió que “vamos a insistir por la implementación de la tarjeta nacional, como lo anticipé en la audiencia pública. No voy a cambiar mi forma de pensar sobre qué se debe hacer en beneficio de los usuarios”.

Para finalizar, el dirigente remarcó que “los trabajadores de la empresa no son responsables del mal cobro de estas máquinas, el problema es que nadie las controla, nunca se pensó o no se quiere hacer. Necesitamos un sitio donde reclamar estas cosas, a mi entender todo está armado para perjudicar a los usuarios”.

Por su parte, el representante de la Asociación de Usuarios de Transporte, Esteban Perié admitió a este Diario que recibieron “diferentes quejas de los usuarios, desde la quita de frecuencias hasta la falta de cambio para quienes pagan en efectivo. Lastimosamente no hay forma de controlar al monopolio”.

Agregó que “una denuncia recurrente es de aquellos pasajeros que no tienen la tarjeta SUBE, entonces deben abonar el boleto con efectivo, pero son muy pocos los choferes que tienen para darte el cambio de dos pesos”.

“Es una queja diaria, incluso me pasó a mi”, recordó Perié y detalló que “una vez me olvidé la tarjeta y tuve que pagar $30 porque no tenían para darme el cambio. En este caso no sé culpa de quién es, pero la empresa debe proveer de todas las herramientas de trabajo a sus empleados”.

Perié también reclamó que “la empresa continúa sin habilitar más lugares de recargas, por ejemplo en Candelaria solamente hay un sitio para hacerlo”. En este sentido, cabe recordar que recién este año fue habilitado un comercio en la antigua capital misionera.

Incluso, en 2018 fue uno de los principales reclamos del Ejecutivo de esa comuna al Grupo Z, cuando se debatieron los tres boletazos que finalmente se aprobaron.

Esteban Perié también pidió “que se controlen las frecuencias, en teoría este mes deben volver a aumentar las unidades para trasladar a los estudiantes que empiezan las clases. Lo insólito es que redujeron los coches sin notificar a las autoridades municipales”.

Un problema sin solución

A principio de este año, un grupo de vecinos de diferentes barrios de Posadas se reunieron con el Defensor del Pueblo posadeño, Alberto Penayo. Allí remarcaron que el Grupo Z brinda “un servicio deplorable”. Recalcaron también que las paradas, muchas veces, no tienen casillas para protegerse del calor y la lluvia. Asimismo, remarcaron que es “común” viajar “como ganado”.

En esa reunión, el Defensor admitió que el “transporte es un tema complicado”, pero se comprometió a solicitar informes. Hasta la semana pasada, Penayo reconoció a este Diario que “no hubo novedades ni respuestas de la empresa sobre esos reclamos”.

Larga lista de reclamos

En las últimas semanas aparecieron nuevos reclamos de usuarios al Grupo Z, entre ellos: el límite máximo de recarga por tarjeta; la quita del beneficio de un “pasaje con descuento futuro” y el aumento en el canon para renovar la SUBE por extravío. Todos ellos fueron aplicados por el monopolio sin informar a la población ni a las autoridades correspondientes.

En el primero de los casos, se debe tomar en cuenta que el boleto sufrió tres incrementos el año pasado y uno en lo que va de 2019, pero el límite mayor de carga sigue siendo de $300 mensuales. “Si utilizás el servicio dos veces por día, solamente te alcanza para 15 días y el resto tenés que pagar en efectivo”, se quejó Pamela Gómez, una vecina de Villa Cabello.

Otro porcentaje que elevó el monopolio, sin aviso, es el monto que debe tener el usuario en su SUBE para beneficiarse con el “boleto con descuento futuro”. Gabriel ejemplificó: “Yo tenía $17 de saldo, pero no pude viajar porque obviamente me faltaban tres pesos, entonces pregunté y me dijeron que debía tener $18 para hacer uso del beneficio; no me quedó otra que pagar $28 para viajar y todo porque me faltó un peso”.

En tanto, el tercer “nuevo reclamo del viejo accionar Z”, es la suba que aplicó en el costo de renovación de la SUBE, que pasó a valer $100. Según detallaron desde la centro de atención al cliente de la SUBE Misionera “hace como seis meses” ya aumentó. No obstante, los usuarios se van enterando a medida que pierden o rompen la tarjeta.

Cabe recordar que la primera emisión es gratis, pero la renovación por perdida ya tiene costo.