El Bolsón

Presenta la red más extensa de refugios de montaña de Sudamérica. Desde el año 2007, el área Río Azul–Lago Escondido pertenece a la reserva de biosfera Andino Norpatagónica.

10/03/2019 16:59


En El Bolsón se encuentra la red de refugios de montaña más grande de Sudamérica con once refugios interconectados que puede recorrerse a pie o a caballo, según informaron desde la Secretaría de Turismo local.

“La conexión de estos once refugios entre sí es lo que hace tan importante a esta red, que ofrece también maravillosos paisajes y vistas únicas”, dijo a Télam Sofia Seroff, directora de Turismo de El Bolsón.

Enmarcada en el área protegida Río Azul Lago Escondido limita desde el este con el Río Azul, al oeste con el límite con Chile y al norte con El Manso, hasta el sur con el paralelo 42.
“Podés elegir un circuito e ir visitando diferentes refugios en el mismo día, tomando varios caminos alternativos, cosa que no se puede hacer generalmente, ya que lo usual es visitar uno por día”.

“Son muchos los jóvenes entre los 18 y los 30 años que eligen recorrer la montaña, principalmente grupos de amigos, parejas y público internacional, mayoritariamente alemanes y franceses”, detalló Seroff.

Los refugios tienen distintos grados de dificultad, se pueden realizar recorridos de dos horas de caminata y prácticas de trekking de montaña de siete horas, con mayor dificultad.
“Cada uno tiene su particularidad y su encanto, ya sea porque cuenta con una costa de río al lado, por estar en el medio del bosque o por sus lagos”.

Son parte del nuevo circuito El Cajón del Azul, La Horqueta, La Tronconada, Encanto Blanco, El Conde, Casa de Campo, Los Laguitos y El Retamal, que está en medio del bosque y desde donde se puede acceder al refugio de Dedo Gordo.

El refugio Hielo Azul, a 1.300 metros sobre el nivel del mar, con acceso al glaciar Hielo Azul, el Refugio Natación, al pie del lago Natación y la Playita con sus cercanas aguas azules, componen la red.

Llegando a los refugios se puede elegir acampar en el área o dormir dentro de ellos.
En el camino se pueden divisar lagunas, ríos, arroyos, mallines y cascadas, así como también flora y fauna nativa, donde predominan los cohiues, cipreses y lengua junto a pájaros carpinteros, pudu pudu, huemules y patos torrontes.

“Hay dos accesos posibles para realizar los recorridos, a través de lo de Doña Rosa o por lo de Warton”, dijo Seroff y agregó que “este último es el más elegido, ya que la dificultad es menor y es más rápido para llegar al Cajón del Azul, donde se puede admirar el encajonamiento del río”.

“Hay que tomar en consideración la experiencia para de elegir el refugio que se visitará y se recomienda el ascenso de un mínimo de tres personas juntas ante cualquier eventualidad, así como también registrarse en la oficina de informes de montaña antes de ascender” dijo a Télam Alexandra Smirnov, coordinadora del área de comunicación de la Secretaría de Turismo.

“Antes de emprender un recorrido es importante asesorarse con los refugieros sobre el estado de los caminos, ya que la montaña es sumamente variable”, destacó Smirnov.

“Además de la red de refugios, se puede visitar también el refugio del Piltriquitron y conocer en sus cercanías el Bosque Tallado”, concluyó.

Relacionadas