Urugua-í, un espacio para la conservación

Si de conservación se trata, la Reserva Urugua-í es un espacio que no puede estar ausente.

03/03/2019 15:13


Objetivo Facilitar el desarrollo de actividades científicas.

Creada sobre una superficie de alrededor de tres mil hectáreas, se integra a una amplia región protegida formada por el Parque Nacional do Iguaçu en Brasil, y en Argentina el parque nacional Iguazú y los parques provinciales Horacio Foerster, y Puerto Península.

Alberga árboles de gran porte de especies que sufrieron una gran presión como producto del valor de su madera, lapacho negro o rosado, lapacho amarillo, incienso, petiribí y el guatambú, alternan con los laureles negros y amarillos; anchicos colorados; cañas fístolas; alecrines; cedros y palmeras pindó.

Estratégico en el corazón del Corredor Verde de Misiones.

Flora que cobija una rica y diversa fauna, por lo que no es raro encontrar tapetí, coatí, corzuela, tapir, zorro, hurón, aguará popé, puma, gato de monte, mono aullador, mono capuchino, lobito de río y carpincho.

Además, la riqueza ornitológica es de lo más importante. Se reconocieron más de 300 especies de aves, algunas de ellas raras o vulnerables, como el carpintero grande, la mosqueta ceja amarilla, la choca amarilla, el tiluchi ala rojiza y los arañeros silbón y coronado chico.

La Reserva de Vida Silvestre Urugua-í fue impulsada por la Fundación Vida Silvestre Argentina en 1987, cuando se dio inicio a las gestiones para concretar el proyecto. Sin embargo, fue creada legalmente el 19 de marzo de 1997 a cargo de Vida Silvestre y la Fundación Urugua-í. Con la construcción de la represa hidroeléctrica Urugua-í, en 1981, que inundaría 70 kilómetros de la cuenca inferior del arroyo del mismo nombre, la provincia creó el Parque Provincial Urugua-í. Este Parque, el más grande la provincia, cuenta con 84 mil hectáreas protegidas pero no incluía 67 kilómetros de recorrido del curso del arroyo, que representan la mayor parte de su cuenca media.

Riqueza ornitológica En la zona se han identificado más de 300 especies de aves.

Entonces quedaba vulnerable un particular hábitat ribereño y su biodiversidad asociada.
Ante esta situación, en 1987 se emprendió el Proyecto Urugua-í, con el objetivo de crear una nueva área protegida sobre el tramo medio del arroyo. Finalmente, en septiembre de 1999 Vida Silvestre solicitó la adhesión e inscripción de la Reserva Urugua-í al Registro de Áreas Naturales Protegidas de la Provincia de Misiones, el 12 de agosto de 2002 el Poder Ejecutivo provincial la aceptó y la incluyó en la categoría de reservas privadas.

Relacionadas