Fjærland… Puerta de entrada al Parque Nacional Jostedalsbreen

Toda estación es buena para visitar la región, pero indudablemente si lo hace en primavera y verano podrá disfrutar de muchas más actividades. Usted elige.

24/02/2019 12:44


Los paisajes que rodean al pueblo son de verdad únicos e impactantes. Recorrer el fiordo en kayak o el ferry, como lo prefiera, es estar en contacto directo con la naturaleza.

Fjærland es un pueblo noruego donde se encuentran un gigante glaciar y el fiordo. Situado a lo largo del fiordo Sognefjord, tiene el glaciar Jostedalsbreen, el glaciar continental más grande de Europa, como su vecino más cercano.

Aunque su población apenas llega a los 300 habitantes, este pintoresco rincón noruego atrae a muchos visitantes cada año. El centro de Fjærland se llama Mundal, a unos tres kilómetros de distancia de la carretera principal, cuyo principal y curioso atractivo son los libros. Literalmente hay más libros que habitantes, es sin dudas el sueño hecho realidad de cualquier amante de los libros.

De hecho, en el país a menudo se refieren a Mundal como “The Norwegian Booktown” (la ciudad noruega de los libros), hay más de 150.000 ejemplares.

Entre tiendas de segunda mano, puestos de carretera y estantes de libros a lo largo de la costa de los fiordos, es un paraíso para los apasionados de la lectura. Las librerías de segunda mano se integran en cafés locales, galerías de arte e incluso tiendas de recuerdos. Lo cierto es que cualquier estructura de la ciudad es susceptible de tener una estantería llena de libros.

El museo da una buena idea de cómo se formaron los glaciares y también brinda una experiencia inigualable en la exposición sobre los cambios climáticos.

Un dato importante si decide visitar este sitio es que las librerías al aire libre sólo abren desde mediados de mayo hasta junio y es cuando tiene lugar la Solstice Book Fair (la feria del libro del solsticio). Una fiesta imperdible.

Pero eso no es todo, Fjærland tiene fácil acceso a los glaciares, a 10 minutos en automóvil, y puede ofrecer grandes experiencias.

Por ejemplo en el Museo del Glaciar Noruego, diseñado por el arquitecto Sverre Fehn, puede aprender sobre la nieve, el hielo y los glaciares, ver la panorámica de Ivo Caprino desde el glaciar Jostedals y obtener un emocionante viaje en la exposición de experiencias sobre los cambios climáticos.

Un pueblo pintoresco en todo sentido, la vida de sus 300 habitantes a pesar de recibir miles de visitas cada año, es una muestra de ello.

En la carretera de Mundal al museo del glaciar se encuentra el estuario de Bøyaøyri, que es un delta del río con aproximadamente 100 especies diferentes de aves. Es una importante área de anidación para aves migratorias y tiene una torre para los observadores.

El ambiente auténtico de Fjærland se debe al hecho de que la gente vive y trabaja en el pueblo durante todo el año, y lo ha sido desde la época vikinga. Aunque es un lugar pequeño, tiene eventos y reuniones durante todo el año, pero sobre todo durante el verano.

Glaciares, fiordos, libros, museos, cafés, restaurantes y uno de los más bellos entornos naturales del planeta se conjugan para que el visitante se sienta en otro universo.

Ir en kayak por el tranquilo fiordo de Fjærland es una actividad obligada en verano. Sólo resta decidirse. ¡Buen viaje!

Relacionadas