El mundo del cine está de duelo por la muerte del talentoso Albert Finney

“Un hombre cuenta sus historias tantas veces que al final él mismo se convierte en esas historias. Siguen viviendo cuando él ya no está. De esta forma, el hombre se hace inmortal” (The Big Fish). El actor deja tras de sí una prolífica carrera, con cinco nominaciones al Oscar y tres Globos de Oro.

08/02/2019 19:46

“Falleció en paz luego de una corta enfermedad con sus allegados rodeándolo”, anunció un portavoz de la familia.

Albert Finney nació el 9 de mayo de 1936 en Salfrod, cerca de Mánchester, en el noroeste de Inglaterra, y estudió en la Royal Academy of Dramatic Art en Londres.

Tras dar sus primeros pasos en el teatro trabajando en obras de William Shakespeare, saltó a la fama en la década de los años 1960 en el marco de la nueva generación de actores británicos surgidos de la clase obrera que revolucionaron la gran y la pequeña pantalla.

Desde entonces, con su rostro de claros ojos azules y piel rosada, mostró una enorme versatilidad, particularmente para los acentos, en más de 40 películas.

“Me gusta hacer evolucionar a mis personajes, viajar con ellos”, había dicho en una entrevista a la AFP en 1992.

“La capacidad de transformarse a sí mismo para traducir esta evolución, es lo más interesantes para un actor”, agregaba.

Con un pie en Londres y otros en Hollywood, a lo largo de toda su carrera nunca dejó de combinar la gran pantalla con los escenarios.

“Adoro el contacto directo con el público, la energía y la concentración que hay que poner para interpretar una obra de teatro, es algo que necesito”, afirmaba.

 

Cinco candidaturas al Oscar

Entre sus películas más recientes figuran “El ultimátum de Bourne” (2007), “El legado de Bourne” (2012) y la cinta de la serie James Bond “Skyfall”, estrenada ese mismo año.

“Estamos muy tristes de oír que Albert Finney nos ha dejado”, afirmaba un tuit en la cuenta oficial de James Bond @007.

Todo el mundo lo recordará en innumerables papeles secundarios, desde “Traffic” (2000) y “Oceans Twelve” (2004) de Steven Soderbergh a “Big Fish” (2003) de Tim Burton, pero Finney fue nominado cuatro veces al Oscar de mejor actor en un papel protagonista.

La primera vez fue por su trabajo plasmando el conflicto interno de un hijo ilegítimo de orígenes humildes educando en un ambiente elegante en “Tom Jones” (1963), la película que lo lanzó a la fama.

Para la anécdota, poco antes había rechazado el papel protagonista en “Lawrence de Arabia”, que acabó interpretando el también británico Peter OToole.

Su interpretación del famoso detective belga Hercule Poirot, creado por Agatha Christie, le valió su segunda nominación, por “Asesinato en el Orient Express” (1974).

Después siguieron “La sombra del actor” (“El vestidor” en Latinoamérica, 1983), adaptación a la gran pantalla de la obra teatral homónima, y su papel como excónsul británico en México en “Bajo el volcán” (1984).

También fue candidato a una estatuilla dorada como mejor actor secundario por su trabajo junto a Julia Roberts en “Erin Brockovich” (2000).

Finney ganó tres Globos de Oro por “Tom Jones”, “Scrooge” (1970) y “The Gathering Storm” (2002).

Fuente: Agencia de Noticias AFP/NA