Sauna: húmedo y seco

Conocemos los diferentes tipos de sauna que actualmente existen y para qué se utilizan.

06/02/2019 10:56


El sauna tiene efectos beneficiosos sobre el organismo al liberar toxinas, mediante sudorización, que suele ser abundante y rápida, y activar la circulación sanguínea. Siempre va acompañado con contrastes de temperatura: a la sesión de calor le sigue una de enfriamiento, que amplía los efectos de la sudoración. Se toma con fines higiénicos y terapéuticos.

Dependiendo de la humedad relativa dentro del recinto, el sauna puede ser húmedo o seco.
Se denomina sauna a un baño de vapor o sudoración que se realiza en un recinto a muy alta temperatura. La palabra puede ser utilizada tanto en femenino como en masculino (el sauna o la sauna).

El sauna húmedo, donde la temperatura no supera los 70ºC y la humedad relativa es muy alta, es conocido como baño turco.
El sauna seco, con temperaturas entre los 80º y 90ºC y una humedad mínima, nunca superior al 20%, se lo conoce como “sauna finlandés” o simplemente “sauna”.

Cuando se habla simplemente de “sauna” se hace referencia normalmente al sauna seco.

Sauna húmedo o baño turco

El baño turco o hamam es un baño de vapor caliente que oscila sobre los 55 ºC con una humedad relativa que ronda el 100%. Suelen ser salas herméticas donde se mantienen esas condiciones.

Originalmente es un sistema de salas de calor a diferentes temperaturas. Son tres salas que se escalonan en su temperatura, la primera está a 25ºC, la segunda a 40ºC y la tercera a casi 60ºC. Se combinan calor seco, calor húmedo con frío y masajes proporcionando unos beneficios muy parecidos a los del sauna finlandés, aunque con menos exigencias e impacto. Las exigencias físicas son importantes. Está contraindicado a las personas hipertensas o con trastornos circulatorios o cardíacos. Siempre hay que realizar una consulta médica antes de comenzar a utilizarlos.

Sauna seco o finlandés

El sauna seco es de origen finlandés (2 millones de saunas para 5,2 millones de habitantes). Es una práctica muy habitual en Escandinavia, donde la temperatura en el interior llega a 70-100ºC y la desnudez es natural y casi obligatoria.

Interiormente, los saunas secos están revestido en madera y las cabinas se calientan por leña o energía eléctrica.

Sauna e higiene

Los motivos higiénicos están presentes en los orígenes del sauna, en todos los documentos, tanto escritos como orales, hay referencia exclusiva al mismo.

El concepto de higiene del sauna hace referencia a su eficacia en conseguir higienizar perfectamente la piel prácticamente sin utilizar jabón. La transpiración que se produce, muy profunda, hace que se abran todos los poros y que se eliminen el sebo, las toxinas y las bacterias.

Colabora
Alba Brandt
Cosmiatra
En Facebook: [email protected]
Contacto: 376- (15)4-561642