Aruba es playa, cultura, historia y carnaval

Aruba invita a disfrutar a los visitantes y locales de una temporada llena de alegría, las más bellas playas y comparsas al aire libre.

27/01/2019 15:53

Hace treinta años, la isla obtuvo un estatus aparte dentro del Reino de los Países Bajos y desde ese momento es reconocida como un país autónomo.

Entre las aguas cálidas del Caribe y fuera de la franja de huracanes, se encuentra Aruba. La isla más feliz del Caribe. Es que hacia el sur y el oeste, está colmada de resorts, centros comerciales y vida nocturna. Hacia el norte, las olas y el viento esculpen las costas escarpadas y los riscos de piedra caliza. Y en el corazón, el Parque Nacional de Arikok, que protege un paisaje extenso de arena desértica, cactus enormes y maravillas naturales. Además, este año celebra la 65 edición de su gran fiesta carnestolenda.

Se trata de uno de los festivales más grandes de todo el Caribe, la Isla Feliz representa su cultura e identidad con desfiles y actividades en las ciudades de San Nicolás y Oranjestad. Aquí, durante todo el verano argentino las calles desbordan de eventos. El Desfile de Antorchas fue el que dio comienzo a las fiestas, el 5 de enero, que culminarán el 3 de marzo con la tradicional quema del Rey Momo. Al ritmo de la música del Caribe, las comparsas que participan en los desfiles llevan coloridos trajes elaborados con lentejuelas, plumas y abalorios, para deleitar a los espectadores que celebran y festejan con familiares y amigos.

Sus playas son las más bellas del globo, Palm Beach está incluida en la lista de las mejores del mundo.

En Aruba la gente está dedicada a la hospitalidad, a contagiar la sensación de que la isla es un refugio feliz, por ello dan la bienvenida a los viajeros en cuatro idiomas (holandés y el papiamento idiomas oficiales, inglés y español). A la hora de alojarse, hay todo tipo de influencias en los hoteles, sobre todo es muy patente la herencia holandesa. Hace treinta años, la isla obtuvo un estatus aparte dentro del Reino de los Países Bajos y desde ese momento es reconocida como un país autónomo, excepto en lo relativo a la defensa nacional, relaciones con el exterior, ciudadanía y otros asuntos similares, que se sigue rigiendo por las leyes holandesas.

Sus playas son las más bellas del globo, Palm Beach está incluida en la lista de las mejores del mundo, mientras que Eagle Beach está dentro de las diez más hermosas por su fina arena blanca y aguas poco profundas, con un ambiente tranquilo. Baby Beach, por carecer de oleaje y tener aguas poco profundas es el centro de visita de familias con niños y es una de las dos playas de Aruba que cuenta con una zona especial para nudistas. Mientras que Arashi Beach permite hacer buceo, practicar esnórquel y disfrutar de la abundante vida marina.

Más allá de la hermosa costa blanca, el clima impecable y el agua cristalina repleta de vida acuática, Aruba es una isla tan diversa como sus habitantes. Un hermoso paisaje desértico, con cuevas de piedra caliza y pintoresca arquitectura en colores pasteles para explorar. Un gran destino para estas vacaciones.