Otra vez la tragedia, ¿y el Municipio?

Señora Directora: Quienes hace años concurrimos regularmente al balneario municipal Faubel de la ciudad de Eldorado coincidimos en que en los últimos dos veranos creció enormemente la cantidad de personas que se acercan a combatir el calor y pasar un rato agradable en el agua.

07/01/2019 11:04

Disfrutar de nuestros bienes comunes (ríos, arroyos, parques) es un derecho que tenemos todos los ciudadanos. Personas de todo el país y el mundo viajan a Misiones para conocer y disfrutar de su exuberante naturaleza, sin embargo los habitantes de Misiones que no tienen el dinero  para acceder a ese turismo se ven condenados a la clandestinidad, el abandono y en casos extremos a la muerte.

En horas de la tarde del primero enero, los eldoradenses nos enteramos de una triste noticia: una persona se encontraba desaparecida en aguas del arroyo Piray Miní a la altura del balneario municipal Faubel.

Varias horas más tarde, la Policía informó que habían encontrado el cuerpo del joven de 16 años. La pérdida de una vida es algo muy grave,  necesariamente debemos preguntarnos ¿por qué pasan estas cosas? y ¿qué responsabilidades le caben al Estado, específicamente al municipio de la ciudad?

El predio del balneario pertenece a la Municipalidad de Eldorado y se encuentra en el municipio de Colonia Victoria. Lo cierto es que ni la  propietaria (la Municipalidad de Eldorado), ni el municipio de jurisdicción (Colonia Victoria) se ocupan de organizar el lugar. Muy al contrario, ambos actúan como si no existiera, haciendo caso omiso a las miles de personas que concurren semanalmente al lugar.

Lo que en otra provincia constituiría una importante oferta turística, aquí se convierte en la desidia total, baños destruidos, basura por todos lados y personas en el agua sin el menor control ni asistencia.

En la tragedia del martes también afloraron otro tipo de inconvenientes para los bomberos voluntarios, quienes son verdaderos héroes anónimos, pero no cuentan con los elementos necesarios para su labor, como tampoco las fuerzas de seguridad. Es de destacar que el municipio no contrata a ni una sola persona para el trabajo de guardavidas, siendo que es muy concurrido el lugar y abundan personas capacitadas en la ciudad.

Quizás la historia sería otra si el primero de enero hubiera habido uno o una en la zona. En 2010, producto de la tragedia del Paraná donde  fallecieron conocidos nadadores y deportistas, la Provincia de Misiones sancionó la ley que regula las “actividades acuáticas en espacios públicos y privados habilitados y la formación y ejercicio de la actividad de guardavidas”.

El Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Eldorado NO adhirió a la misma. Contradictoriamente, en 2016, a través de una ordenanza, creó el circuito turístico “DE LAS AGUAS”, en dicho circuito se encuentra el “balneario municipal Faubel” en el Corredor Turístico Norte: Piray Miní.

Todas estas contradicciones, las cuales van desde no adherir a la ley provincial, y por tanto no abordar la seguridad acuática, a la de crear un circuito turístico, el cual al final no tiene el menor abordaje, negando al balneario municipal Faubel como si no existiera, ponen de manifiesto
la arbitrariedad y la falta de compromiso con las que se manejan las autoridades.

Así como en 2010, de una tragedia resultó la ley provincial y en muchos lugares se abordó seriamente la problemática acuática, esperemos que como resultado de esta tragedia en Eldorado se aborden seriamente la gestión y el cuidado de los espacios públicos acuáticos, posibilitando
al ciudadano el verdadero goce de un derecho, en condiciones dignas, como se merece.

José Luis Fuentes
Abogado – Docente UNaM – Papá
Eldorado (Misiones)