En la era Macri, EMSA pasó a pagar $350 millones por mes el costo de la luz

Antes pagaba 15 millones de pesos por mes. Para no trasladar todas las subas a las boletas de los usuarios, la Provincia puso fondos propios como subsidios para la Tarifa Social y usará la compensación por las regalías de Yacyretá.

14/01/2019 10:58


El proceso que inició el Gobierno nacional de eliminar subsidios a la energía eléctrica golpea con un impacto muy duro en la situación de las distribuidoras de electricidad de las provincias, incluidas las cooperativas eléctricas del interior.

En el caso de Misiones, por ejemplo, la energía que compraba Energía de Misiones SA (EMSA) a CAMMESA en el año 2015 tenía un costo promedio de 15 millones de pesos mensuales, que se disparó a unos 350 millones de pesos mensuales promedio durante 2018, según revelaron fuentes oficiales.

 

Había sólo dos formas de pagar esa suba: trasladando la tarifa a los usuarios y cubriendo una parte con subsidios provinciales. Misiones tomó los dos caminos, trasladó una parte a los usuarios y usó fondos propios, de recaudación provincial, para evitar que la suba sea más fuerte en el bolsillo de los vecinos”, explicaron a PRIMERA EDICIÓN desde el Gobierno provincial.

 

Pero esta semana se conoció otro paliativo que consiguió el Gobierno de Hugo Passalacqua después de varios años de intensas gestiones y reclamos. Se logró que la Nación reconozca las regalías energéticas por la represa de Yacyretá, descontando el 20% mensual de lo que compra Misiones a CAMMESA.

Son 1.200 millones de pesos anuales aproximadamente, que Misiones utilizará para pagar los nuevos aumentos que aplicará la Nación en este inicio del 2019.

 

Este beneficio conseguido no significa que vaya a bajar el precio de la luz para los usuarios. Sería imposible porque la Nación pretende seguir subiendo las tarifas durante 2019. Entonces, lo que el Gobierno hará con las regalías es pagar a CAMMESA los nuevos aumentos y evitar que lleguen al bolsillo de los misioneros”, añadieron desde el área energética misionera.

 

Con esa intención el gobernador Passalacqua anunció que Misiones implementará una Tarifa Social energética propia para cubrir la que eliminó la Nación.

“Sin este aporte provincial, una familia que pagaba 200 pesos mensuales de luz en noviembre pasará a pagar 900 pesos desde enero. Con el subsidio misionero pasará a pagar cerca de 400 pesos”, recordaron.

“No se puede dejar de lado, tampoco, que Misiones tiene una de las tarifas de luz más bajas del país, con el Valor Agregado de Distribución (VAD) más bajo y prácticamente sin impuestos en la boleta”, destacaron al difundir un cuadro de todas las distribuidoras del país, que fue elaborado con los datos del Ministerio de Energía de la Nación.

“Si la Provincia decidiera bajar 20% el precio de la luz, EMSA y las cooperativas quedarían totalmente desfinanciadas y sin fondos para comprar nueva energía”, dijeron.

 

Cooperativas no pueden pagar

Como prueba de la difícil situación de las distribuidoras energéticas, el viernes se conoció el pronunciamiento de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE) que agrupa a todas las del país, incluyendo las nueve de Misiones.

Sostuvieron en un duro comunicado que no podrán pagar los nuevos incrementos de la energía, no porque se hayan rebelado, sino porque la gente no tiene dinero para pagar la luz y las cooperativas se están desfinanciando.

Se le reclama a la Nación que pare con los aumentos porque se tornan insostenibles tanto para los usuarios del servicio eléctrico como para las distribuidoras.

“Además, en el caso de Misiones, reclamaron que se continúen las obras energéticas grandes, que fueron frenadas desde 2016 en adelante y que estaban proyectadas en el programa Norte Grande, como la línea de 132 kv San Isidro-Alem-Oberá; que hubieran servido para evitar los cortes prolongados que afectaron a la población de la zona Centro”, aseguraron.