Prometen una solución definitiva para Garupá “en diez días hábiles”

Así lo aseguró el administrador del Instituto Misionero de Agua y Saneamiento, Joaquín Sánchez, en el marco de la creciente conflictividad. Los vecinos volverían a cortar la ruta.

08/01/2019 18:38


En declaraciones al canal televisivo Misiones Cuatro, el funcionario dio a conocer la realización de un “bypass” que llevaría el agua por la ruta nacional 12, sobre la zona de la terminal de Crucero del Norte, que permitirá brindar un mayor abastecimiento a Garupá.

“Las obras se iniciaron hoy (por ayer) y se culminarían en un máximo de diez días hábiles. Estamos trabajando con SAMSA (la prestataria del servicio) para hacer la conexión con una cañería que ellos ya tienen y que estaría en unos siete a diez días. Físicamente este bypass se ubicaría en el nodo de la ruta 12 con el Acceso Sur, pero se está trabajando con SAMSA para hacer una conexión provisoria”, explicó Sánchez.

Esta -insistió- sería “una solución definitiva para la comunidad de Garupá y para el norte de Posadas, al bombear más agua. En una segunda etapa se abastecería toda la zona de Itaembé Guazú e Itaembé Miní”, anunció.

 

Vecinos volverían a la ruta

Los vecinos del barrio Santa Cruz de Garupá, que el domingo cortaron durante casi 10 horas la ruta nacional 105 en reclamo porque -según ellos- “hace un mes que no tenemos agua”, no pudieron repetir ayer la medida de protesta como tenían previsto, como consecuencia del fuerte temporal que se abatió durante la mañana sobre la Zona Sur de la provincia.

Sin embargo, tienen previsto retomar la protesta sobre la arteria nacional, en el mismo lugar (a la altura de la calle San Antonio), según anticipó la vocera del grupo, Andrea Fariña, quien contó a PRIMERA EDICIÓN que el domingo por la noche se acercó al grupo de manifestantes un representante de la prestataria SAMSA y “ nos prometió solución inmediata a la madrugada, pero nunca llegó”.

Cabe recordar que son alrededor de 150 personas (aproximadamente la mitad del barrio) las afectadas por la falta de vital líquido, pero “no solo vamos a seguir reclamando por eso: también nos sentimos discriminados por la coparticipación que recibe Garupá. Las calles son un desastre y somos conscientes de que es consecuencia de la falta de dinero que recibe el Municipio”, completó Fariña.

Relacionadas