Resurge el conflicto ambiental en espacio verde de Puerto Rico

Los propios camiones de la Comuna estarían utilizando de nuevo el ex basural municipal como una especie de “planta de transferencia”.

01/01/2019 09:32

Fotos: gentileza Sergio López

Vecinos del barrio Santa Rita de Puerto Rico denuncian que la Municipalidad está volviendo a arrojar residuos en la zona donde antiguamente funcionaba un basural, pero cuyo terreno había sido recuperado para convertirse en un espacio verde, cosa que finalmente nunca ocurrió.

Ahora serían los propios camiones de la Comuna los que estarían nuevamente dejando en el lugar desechos de todo tipo.

El predio es polémico precisamente porque allí mismo funcionaba el antiguo basural de la ciudad, pero que luego, por medio de un proyecto educativo, se prometió restaurarlo para convertirlo en un lugar apto para la recreación. Sin embargo, ese objetivo nunca se cumplió y ahora el terreno es objeto de intrusión desde hace varios meses.

En el mismo lugar funciona la planta de asfalto municipal y ese sería el lugar elegido -según contaron los vecinos de la zona a PRIMERA EDICIÓN– para depositar por algún tiempo los residuos, que, aunque luego son recogidos, de a poco van convirtiendo el lugar en un nuevo basurero en el que se puede encontrar desechos de todo tipo que generan una gran contaminación en todo el barrio.

Años de polémicas
La basura es un problema para Puerto Rico desde hace muchos años, a pesar de que la Comuna recibió los fondos por parte del Estrado nacional para el desarrollo del plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU).

Sucede que, por alguna razón que nunca fue informada oficialmente, el intendente Federico Neis nunca hizo uso de esos fondos, que quedaron guardados en una caja de ahorro municipal.

Otro de los puntos de conflicto es el predio del Monte Seguín, constituido como un Parque Natural Municipal de unas 300 hectáreas, en el que el Ejecutivo comunal decidió empezar a arrojar la basura y luego enterrarla o quemarla.

Esta decisión del Ejecutivo generó mucho rechazo en la comunidad; sin embargo, la excusa de que no habría disponible otro lugar donde depositar la basura parece ser razón suficiente y los desechos se siguen arrojando en un área que debería ser protegida.

Ahora, surge una nueva polémica con la decisión de volver a arrojar residuos en el barrio Santa Rita, después de que se dejara esa práctica hace muchos años con el objetivo de restaurar el lugar.