Distensión

La Hora del Ahora: Si sientes un cierto nivel de cansancio o estrés, esta es tu herramienta para comenzar a distenderte.

31/12/2018 14:49


Finaliza el año con satisfacciones, con cierto nivel de estrés y cansancio y con muchas ganas de comenzar el 2019 del mejor modo posible, disfrutado de unas relajantes vacaciones para recuperarnos en todos los aspectos.
Necesitaremos entonces potenciar las oportunidades para soltar las tensiones físicas y mentales, como nos indica Stella Ianantuoni en su clarísima guía para la práctica de la relajación, con la que comenzamos nuestras provechosas lecturas vacacionales:

·En un ambiente calmo y agradable cierre los ojos y tome conciencia de su cuerpo en el suelo. Trate de percibir todos los puntos de contacto con el piso y deje que la fuerza de gravedad lo conecte por esos puntos con la tierra… Respire lenta y profundamente desde el abdomen… Deje todo su cuerpo tranquilo… Perciba todas las sensaciones que le envía sin analizarlas, sólo sintiendo y aceptando.

Ahora comience a recorrerlo desde los pies a la cabeza y conscientemente relájelo. Relaje los dedos de los pies… las plantas… los empeines y los tobillos… relaje… afloje y suelte. Relaje las pantorrillas, las rodillas y los muslos… relaje la pelvis, los glúteos, la espalda… relaje los hombros… relaje el pecho y el abdomen… Suelte… Relaje los dedos de las manos, las palmas, las muñecas, los antebrazos y los brazos… Relaje y sienta brazos y manos pesados y relajados…

Relaje el cuello y la garganta… Sienta el aire fluir libremente por su garganta conectando el cuerpo con la cabeza… Relaje la mandíbula… Relaje los labios… deje que se separen levemente… Relaje las mejillas por dentro y por fuera… Relaje el interior de la boca… deje la lengua flotar, ensancharse… Relaje las aletas de la nariz… Relaje los párpados y deje que floten sobre los ojos… Deje que los ojos floten dentro de sus cavidades orbitarias… Relaje las cejas… el entrecejo y la frente… Relaje el cuero cabelludo y las orejas… Relaje.

Escuche los latidos de su corazón… Deje que su cuerpo flote liviano… muy liviano… Permanezca así unos 10 minutos y, para finalizar, realice unas respiraciones profundas y comience a moverse lentamente, estirándose y desperezándose. Sonría e incorpórese despacito.

En caso de que el lugar o su condición física le impidan acostarse, Stella le brinda una guía para la práctica de la relajación sentado en una silla, a partir de la acción de tensar y relajar los diferentes grupos musculares, con movimientos muy lentos y de la siguiente manera:

Siéntese con la espalda derecha, las rodillas separadas y las manos apoyadas flojamente sobre ellas.
Cierre los ojos… Inhalando lleve la cara hacia arriba… exhalando lentamente traiga el mentón hacia el pecho… Vuelva al centro. Inhale y al exhalar, lleve el mentón al hombro derecho… Inhale volviendo al centro…

Exhale llevando el mentón al hombro izquierdo… Vuelva al centro inhalando. Exhale. Inhale levantando los hombros hacia las orejas… Exhale mientras los baja… Repita todo una vez más.

·Inhalando estire el brazo derecho hacia adelante desde el omóplato, abra la palma de la mano separando los dedos… Exhalando ciérrela con fuerza formando un puño… Inhalando relaje y exhalando apoye la mano sobre la rodilla. Repita con el brazo izquierdo. Luego repita todo una vez más. Al finalizar perciba la sensación de calidez y relajación en los brazos.

·Ahora junte los muslos apretando con fuerza las rodillas… Relaje. Repita. Luego estire la pierna derecha hacia adelante en el aire y también la punta del pie. Saque el talón hacia adelante mientras la punta del pie quiere ir hacia el cuerpo… Vuelva el pie a posición normal y rote el tobillo hacia un lado y hacia el otro varias veces. Baje y relaje la pierna. Repita con la pierna izquierda.

Ahora va a relajar el rostro. Mueva la mandíbula hacia uno y otro lado… Relaje. Apriete los labios y luego relájelos dejando que se separen levemente. Deje que la lengua se relaje dentro de la boca… Frunza el entrecejo y la nariz y suelte… Abra y cierre los ojos varias veces… relaje… Suba y baje las cejas frunciendo y alisando la frente varias veces… relaje.

Quédese unos minutos percibiendo todo su cuerpo… flojo y suelto… muy relajado… Disfrute de la paz y la calma en cuerpo y mente. Luego abra los ojos y sonría.

Con esta hermosa guía para descansar en las vacaciones, ahora festejaremos el Año Nuevo envueltos en una profunda, suave y envolvente sonoridad de campanas. ¡Muchas felicidades! Namasté.

Colabora
Ana Laborde
Profesora de Yoga
[email protected]
376-4430623