Barrios de Bernardo de Irigoyen sin agua por problemas en pozos

Los vecinos siguen padeciendo la falta del líquido vital por conflictos que les son ajenos. Piden que la comuna los provea hasta que se encuentre una solución.

22/12/2018 08:21


Uno de los pozos en conflicto, del barrio Belgrano. Está clausurado.

Tan bella y unida por un paso seco con su vecina Dionisio Cerqueira (Brasil), Irigoyen ve pasar las gestiones pero no sus problemas básicos. Ya comenzó un nuevo verano y, una vez más, la provisión de agua potable para los barrios sigue sin solución.

Vista Alegre, San Cayetano y Terminal, entre otros tantos barrios de esta localidad, deben consumir agua no segura de donde la puedan extraer a sabiendas sabiendo de que ello puede acarrear problemas de salud. Y es que los pozos perforados que se habían prometido y que incluso se hicieron, no se terminaron y estarían inutilizados.

Según se supo ahora, ante la protesta de los vecinos, el municipio inició nuevamente los trabajos de perforación. Cada pozo para proveer a los distintos barrios costaría unos 600 mil pesos, aunque otra vez habrá que esperar.

A esa problemática se suma la de la energía. Los cortes de luz persisten y, según indicaron los vecinos, pueden registrarse hasta siete interrupciones en apenas un día.

 

Idas y vueltas, vecinos sin agua

En 2015 Irigoyen entró en un programa para hacer pozos perforados y llevar desde ellos la red de conexión de agua para los barrios de la ciudad.

Era un programa de ENOHSA (Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento) que entregó millones de pesos para el inicio de las obras.

La idea era que se hicieran las perforaciones de a una, se ponga el tanque, se haga el tendido de la red y después se seguía con el siguiente.

“Pero justo era época de elecciones y la anterior gestión primero contrató una empresa directamente y ante el reclamo de los vecinos y el Concejo, decidió llamar a licitación, se concedió la concesión a una empresa, pero los pozos se hicieron los catorce juntos y en terrenos privados, entre otras irregularidades. El caso es que el candidato de ese momento perdió las elecciones y los pozos y el pago a la empresa quedaron en la nada”, explicó a PRIMERA EDICIÓN Silvio Novelino, concejal suspendido.

“A pesar de las presentaciones que hicimos para que se resolviera el problema (la nueva gestión) no hizo nada y por pedido mio, el diputado nacional Luis Pastori hizo una presentación en ENOHSA para saber si seguía en marcha el proyecto. Respondieron que por las irregularidades encontradas en el proceso se suspendió e incluso el municipio debía devolver el dinero que se entregó para la obra”, advirtió Novelino.

Cuando los vecinos volvieron a reclamar las obras “la actual gestión le pidió al Concejo que le diera al obra a la Cooperativa de Agua local, la COOPABIL, y junto con el municipio reanudaron las obras de algunos de los pozos. El caso es que ni bien se reanudó la obra, la empresa que tenía la concesión y a la cual se le debe dinero porque nunca se le pagó, decidió sacar todo lo que había hecho, retirar los caños y tapar con piedras y tierra los pozos. En total cuatro pozos fueron tapados y todo volvió a cero. Ahora el intendente les prometió a los vecinos que harán la obra al lado de la perforación anterior, pero los costos de cada pozo son de unos 600 mil pesos aproximadamente. Además hay que tener en cuenta el costo social, la gente sigue sin agua”, lamentó Novelino.

Relacionadas