Chaco perderá más de 51 millones de dólares

En la presente campaña girasolera 2018/2019 por problemas nunca resueltos.

10/12/2018 09:17


Los productores de girasol de la provincia del Chaco perderán u$s 51.427.760, incluida la bonificación de la materia grasa, en la presente campaña 2018/19 por distorsiones nunca resueltas por el Estado a pesar de que el problema es de vieja data.

Así lo indica un informe elaborado por el Grupo Agroperfiles, que en su última reunión resolvió dar a conocer esta situación haciendo un fuerte pedido al gobierno del Chaco y a sus legisladores nacionales, a los fines de advertir que, de continuar con este tipo de abusos por parte de los grandes acopiadores, como consecuencia de la falta de controles por parte del Estado nacional, provocará impactos muy fuertes en la rentabilidad del productor que, a pesar de ser una provincia que obtiene la primicia girasolera, puede provocar un vuelco hacia otros cultivos.

“Consideramos que Chaco no puede quedar en silencio ante esta situación”, dice el Grupo integrado por productores ganaderos, forestales, agrícolas, empresarios y técnicos del sector privado. La misiva también va dirigida al secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere.

El mercado “no se amiga con el productor”

Los voceros del Grupo Agroperfiles que forman parte de la Mesa de Agricultura, Mariano González, Orlando Vicentín, Héctor Capitanich y Ernesto Iván señalaron que, como pasa hace más de 40 años, el mercado de girasol “no se amiga con el productor y siempre existen contrariedades a la hora de su comercialización”.

Hoy, en el Chaco -señalaron- hay implantadas 466.715 hectáreas en óptimas condiciones de desarrollo y prontas a ser cosechadas con un rinde promedio que ascendería a un 15% más que el año anterior, es decir, de 1.750 a 2000 kg/ha.

Se pierden u$s 55,18 por tonelada

“Tenemos una pérdida por poca transparencia de mercado para el Chaco de u$s 55,18 por tonelada que saldrán de la provincia”, remarcaron. En números, sería u$s 51.427.760 la pérdida de los productores chaqueños incluyendo la bonificación por materia grasa, y por ende el Estado pierde su parte de recaudación por ese girasol que se va de la provincia.

Relacionadas