“El ARA San Juan debe quedar en su última posición”

La obereña Silvina Krawczyk, hermana de Eliana, calificó como “un alivio” el hallazgo del submarino, pero cree que, donde está ahora, sus 44 tripulantes “velarán para siempre nuestro mar desde las profundidades”.

20/11/2018 10:50


El último homenaje realizado hasta ahora a los 44 tripulantes del submarino.

Silvina Krawczyk, hermana de la submarinista Eliana, parte de la tripulación del ARA San Juan, afirmó sentirse aliviada con el hallazgo del submarino que había desaparecido el 15 de noviembre del 2017 y que el pasado sábado 17 fuera encontrado por la compañía privada Ocean Infinity en el Atlántico Sur, a poco más de 900 metros de profundidad.

“Siento alivio. Ahora se abre una etapa de investigaciones, más que necesaria, para conocer toda la verdad”, manifestó a PRIMERA EDICIÓN.

La necesidad de conocer las causas de la tragedia es indispensable para los familiares de los 44 tripulantes, reconoció Silvina, pero hay posturas dispares en relación a qué se debe hacer con el submarino que permanece en el fondo del mar.

“En principio es una decisión judicial si es necesario o no reflotar al submarino para llegar a la verdad”, señaló y destacó las particularidades técnicas del equipamiento que pertenece a la Armada Argentina desde 1985. “Si buscás definir qué es un submarino de manera técnica, es el mecanismo de silencio más sofisticado del mundo. Cuando navega en inmersión es indetectable”.

 

Silvina Krawczyk participó en gran parte del operativo de búsqueda con la empresa que dio con el submarino hace tres días.

 

La hermana de la única submarinista de Sudamérica -y, además, la única mujer que estaba a bordo del ARA San Juan en la misión que partió de Ushuaia el 13 de noviembre del año pasado y desapareció dos días después- opinó que el mar es el mejor lecho para la desaparecida tripulación.

“Para mí, el submarino es la vida de sus tripulantes y por ende el ARA San Juan hoy es la nave que los cobija en su destino final en ese mar que amaban navegar, en ese silencio del fondo que lo envuelve”, expresó.

Por eso opinó que “el ARA San Juan debe quedar en su última posición, hoy conocida por el mundo entero, asumiendo con dolor que (sus tripulantes al momento del siniestro) velan por nuestro mar desde las profundidades y que lo seguirán haciendo para siempre”, sentenció.