El Mercado Concentrador se sumó al proyecto “La comida no se tira”

Cada semana, a través de un trabajo mancomunado, el centro comercial -dependiente del Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI)- dona entre 90 y 100 kilos de excedentes.

18/11/2018 17:28


BENEFICIARIOS. Unos 16 comedores reciben cada semana la mercadería que no se logró vender.

Continuando con el objetivo de ayudar a quienes más necesitan, a partir de la redistribución de alimentos excedentes, el Mercado Concentrador Zonal de esta localidad se sumó al proyecto “La comida no se tira”, con aportes significativos de productores misioneros.

Gionas Borboy, representante del grupo que lleva adelante el proyecto, explicó que la iniciativa surgió a partir de la importancia de aprovechar y reutilizar los excedentes que se generan en el Mercado durante la semana. “Por una cuestión de logística, esa comida que quedaba como excedente no era aprovechada y no cumplía el fin de ser consumida. A partir de allí surge la propuesta”, indicó.

A partir de esta idea, el coordinador del Mercado Concentrador Zonal, Raúl Díaz, y la organización “La comida no se tira”, pautaron un modo de trabajo que consiste en retirar el excedente de la semana los días sábados y redistribuir a comedores de Posadas que aprovechan la mercadería.

En promedio, entre 90 y 100 kilos de frutas y verduras, en buenas condiciones pero que no son vendidas, se reparten a unos 16 comedores que quieren y pueden recibirlo. “Entre lo que llevamos, podemos hablar de verdes como lechuga, también zanahorias, mandioca y otras cosas”, manifestó Borboy.

 

La premisa fundamental es el respeto por la comida y una de las formas de ejercerlo es dándole un destino donde muchas personas podrán aprovecharla. En Argentina se desechan 16 millones de toneladas de alimentos por año. Este grupo hace un trabajo voluntario, solidario y busca poder llevar a más merenderos.

“Saber que podemos llevar a un comedor en el que alimentarán a muchas personas produce alegría. Vemos la aprobación de todos los productores del Mercado y empleados de la entidad, que además de sumarse con productos, colaboran al momento de cargar y trasladar los alimentos, hay realmente un trabajo en conjunto. Siempre se dice que comida no hay. Comida hay pero no tiene el destino que se merece. Acá se entendió esto y se generó un lindo vínculo”, remarcó Gionas Borboy.
De esta manera la comida no se tira, sino que llega a la mesa de quienes necesitan.

Relacionadas