Caerá la competitividad de yerba, tabaco y té por la inflación

Ganaron terreno con la devaluación pero a partir de ahora se debilitarán. La nueva imposición a las retenciones da indicios de un futuro derrumbe en el índice ya que se ven afectados los precios de exportación percibidos por los productores.

18/11/2018 12:09


La competitividad precio de las economías regionales, medida a través del ICER de E&R, subió en un +27% con respecto a diciembre de 2017 y +31% con respecto a diciembre de 2015, lo cual la ubica en los máximos históricos de todo el gobierno de Cambiemos.

La competitividad precio de las economías regionales venía en alza, pero la fuerte suba del tipo de cambio acontecida en agosto y septiembre la impulsó hasta niveles récords.

Previamente se vieron favorecidas, originalmente, por la apertura del cepo y la eliminación de las retenciones a las exportaciones que aplicó el gobierno de Cambiemos a principio de su gobierno.

Sin embargo, el aumento del dólar acontecido en 2018 le dio mayor espaldarazo amortiguando la nueva implementación de las retenciones desde agosto.

Aún así hay que destacar que no todo es positivo. De aquí en adelante se espera un sostenido debilitamiento de la competitividad en las economías regionales, tanto por el avance de la inflación, como por subas de la presión tributaria en la esfera provincial.

La nueva imposición a las retenciones da indicios de una futura caída en el índice ya que se ven afectados directamente los precios de exportación percibidos por los productores.

Se espera que por la fuerte suba del índice de precios mayoristas y de consumo los costos de producción aumenten considerablemente.

ICER: vs. diciembre 2017

La competitividad precio del té, cultivado en un 94% en Misiones y el 6% restante en Corrientes, subió +54,3% impulsado principalmente por la devaluación. Sin embargo, el efecto positivo del tipo de cambio estuvo amortiguado negativamente por el aumento de los costos de producción +35,6% y la suba de retenciones, que fueron del 10% en agosto y 8% en septiembre. Sin retenciones la ganancia de competitividad hubiese sido de +70%.

El tabaco, propio de la región del Noroeste y Noreste argentino, incrementó su competitividad en +55,7%. Esta variación es explicada no sólo por la suba del tipo de cambio sino por la aceleración de su precio internacional en un +6% en promedio. Cabe destacar que los costos aumentaron un +32.9%, impidiendo que la competitividad muestre márgenes mayores.

Este producto tampoco fue exento de retenciones que fueron 12% en agosto y 10% en septiembre del año corriente. Por el contrario el escenario sin la existencia de esta imposición, muestra que la competitividad-precio hubiera crecido más del +73%.

La competitividad precio de la naranja, con presencia principalmente en Entre Ríos, Corrientes y Jujuy, subió +30,9%, especialmente por el incremento del tipo de cambio. Sin embargo este efecto creciente se vio amortiguado negativamente por un incremento de los costos de producción de +51,6% y la suba de retenciones que tuvieron valores de 12% en agosto y 10% en septiembre. Sin retenciones, la ganancia de competitividad hubiese sido de 10 puntos porcentuales por arriba del valor observado.

La yerba mate aumentó un +22,6% su competitividad y se recupera después de bajos índices en los primeros meses del año. Si bien la devaluación tuvo un efecto expansivo en su índice, se vio afectado por la caída de su precio de exportación de -15% y el aumento de sus costos de +35,6%.

Las nuevas retenciones a las exportaciones fueron de 10% en agosto y 8% en septiembre de 2018 y de no haberse impuesto el crecimiento estaría 11 puntos porcentuales por encima del observado.

La competitividad precio de algodón, donde Chaco aporta el 22% de la producción y Santiago del Estero un +53%, subió 20,3% impulsado por el aumento de su precio de exportación (+1,4%) y la devaluación. Sin embargo, el efecto positivo del precio y el tipo de cambio fueron amortiguados por el aumento de los costos de 69,6% y las retenciones, que fueron 10% y 8% en agosto y septiembre, respectivamente. De no haberse impuesto ninguna carga impositiva, la competitividad estaría 10 puntos porcentuales por encima de la observada.

Arroz, cuya producción primaria se concentra en el litoral argentino, creció su competitividad precio +29,9%, favorecido por la devaluación. Aún así, fue perjudicado principalmente por el aumento de sus costos (+45,1%) y las retenciones a las exportaciones de 12% y 10% en agosto y septiembre, respectivamente. De no haberse impuesto una carga hubieran generado un crecimiento de más del +44%.

ICER: vs. diciembre 2015

Desde que asumió el gobierno de Cambiemos, el ICER mostró fuerte ganancia de competitividad explicada por la salida del cepo cambiario y la cancelación de las retenciones a las exportaciones. Esta última medida no se mantuvo en el tiempo por cuestiones meramente políticas y a partir de agosto los productores volvieron a convertirse en contribuyentes del Estado.

En el caso del tabaco, demuestra un alza de competitividad (36%) en el año en cuestión. Por otra parte los costos se vieron perjudicados con un incremento del 229%, no fue así en los precios ya que el aumento no fue notoriamente significativo (2,6%).

El té por su parte mejoró competitividad en 35 puntos porcentuales. El precio de exportaciones se mantuvo constante pero no fue así con los costos de producción que fueron fuertemente afectados, elevándose (227%) producto de la inflación.

La Yerba, perdió competitividad un 4% explicado por la fuerte depresión en su precio internacional (-27%). Los costos al igual que todos los productos previamente mencionados, crecieron en un gran porcentaje (227%).

Relacionadas