Posadas se une a las 65 ciudades que caminarán contra la obesidad

Se trata de la Caminata Nacional ALCO 2018. Tendrá lugar el 18 de noviembre desde las 8.30 en el cuarto tramo de la costanera. Entregarán folletería para sensibilizar.

08/11/2018 19:11


Los Grupos ALCO Posadas, Garupá e Itaembé Miní se sumarán a la caminata nacional contra la obesidad que, en esta edición, movilizará a unas 65 ciudades en todo el país.

La actividad está prevista para el 18 de noviembre próximo, en simultáneo con las demás localidades. La caminata al aire libre comenzará, de acuerdo a lo previsto, a las 8.30 y, en la Capital provincial, arrancará desde el espacio multicultural, situado en el cuarto tramo de la costanera.

La obesidad y el sobrepeso conforman una epidemia que afecta al 63% de los argentinos. Es por eso que desde Fundación ALCO, luego de brindar servicio durante 51 años a los participantes de los distintos grupos para que logren bajar de peso y mantenerse, hoy deben enfrentar el desafío de salir más allá de los límites de nuestro histórico campo de acción, para concientizar y sensibilizar a la sociedad”, señaló la agrupación local para invitar a participar.

 

Unidos con el mismo objetivo 

El año pasado, los grupos movilizados por la misma consigna, fueron más de 200. Cada uno de éstos salió a caminar en sus comunidades, a los espacios públicos más reconocidos, unido con el mismo fin: concientizar por el  “Día de la lucha contra la Obesidad”.

“El objetivo es transmitir información relevante que para nosotros es habitual, pero que para muchos representará la oportunidad de tomar conciencia, por primera vez, de la dimensión de la enfermedad considerada epidemia por la Organización Mundial de la Salud”, manifestaron por medio de un comunicado.

 

Fiesta al aire libre

Más que caminata, la idea es que todos los participantes puedan disfrutar de una jornada saludable compartida al aire libre.

Cuando se propuso hacerla, por primera vez, tuvo rápida adhesión. Suponía unir en un mismo día y a la misma hora a todos los grupos de ALCO en cada ciudad del país.

La idea era que se junten en un espacio público relevante (plaza, parque, paseo o costanera) con la misma consigna:  Que salgan a caminar, y antes y después, realicen las actividades más diversas para informar acerca de ALCO y entregar folletería que informe, concientice y sensibilice a los miembros de la comunidad.

 

“Creemos que nos curamos, por eso dejamos”

La Coordinadora de ALCO Posadas, María Noguera (57), aprovechó esta oportunidad para contar su experiencia personal en el marco de su lucha contra la enfermedad para inspirar a otras personas a mejorar su salud.

“Estoy en ALCO hace varios años, y como todos sus integrantes, también tuve varias idas y venidas. Esto es porque creemos que nos curamos por eso dejamos, después tenemos que volver porque la lucha sigue”.

María está de forma activa en la asociación desde noviembre de 2016, que volvió con 114,80  kilos.  “En la actualidad estoy pesando 82 kilos, mi meta es el peso posible de 72 kilos”, explicó con entusiasmo.

Sobre sus recaídas e inconstancias anteriores en el grupo, María comentó: “Tenía claro lo que debía hacer, ocurre que no estaba dispuesta. Sabía que tenía una enfermedad y sus complicaciones, las cuales ya las estaba padeciendo”, recordó.

La mujer empezó a percibir los primeros síntomas alrededor de las 20 años “a causa de una mala forma de alimentarme”.

“Uno empieza a buscar excusas para no hacer actividad física o para cuidarse y se va refugiando en la comida. Se prioriza todo: los hijos, la casa, el trabajo. Menos a uno. Te va quedando cómodo dejar de cuidarte”, recordó sobre aquellos años.

Los antecedentes de obesidad en su familia vienen del lado paterno, donde ella comentó que “la mayoría son obesos e hipertensos. Tienen todas las complicaciones de la enfermedad”.

María Noguera empezó a querer luchar contra el problema después de dar a luz a su segunda hija. En ese entonces tenía 28 años.

“Con idas y vueltas hasta ahora (2016 que es cuando vuelve a ALCO y se convierte en coordinadora) lograba bajar de peso, me mantenía un buen tiempo pero me iba cargando los kilos de a poco y así”.

“Primero intenté salir sola, después empezaron las excusas más que nada. Pasa que hay una negación de la realidad y una se posterga. Por eso es importante saber que están estos grupos y fundamentalmente que tomemos conciencia que de otra manera no se puede luchar”, señaló Noguera.

“Si soy obesa, soy una persona que tiene una enfermedad y no se puede salir sola. Es fundamental entender ésto”, aseguró a la vez que invitó a acercarse a la caminata y a las charlas que se brindan en la Escuela Normal Mixta los jueves a las 19.