Excarcelan al comerciante posadeño acusado de abusar de su exempleada

Tiene 51 años y recibió una prohibición de acercamiento a la víctima, una exempleada de 26. También tiene prohibido abandonar el país. Según la joven, todo habría sucedido en un local de cotillón y snacks del microcentro.

10/10/2018 08:10


BAJO LA LUPA. La investigación está radicada en el Juzgado de Instrucción 1 de Posadas. El sospechoso declaró y aseguró ser inocente.

Tras permanecer 16 días tras las rejas, finalmente recuperó la libertad ayer por la mañana el comerciante de cotillón y snacks detenido después de que una exempleada lo denunciara por abuso sexual. Entre otras restricciones, tiene prohibido acercarse a la denunciante y, además, abandonar el país.

La resolución fue adoptada por el magistrado Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción 1 de Posadas, a cargo de la investigación, quien consideró que ya no existe riesgo procesal, es decir, de fuga o entorpecimiento de la pesquisa, para la liberación del sospechoso.

En principio, un similar pedido de libertad había sido solicitado por la defensa, pero el juez lo rechazó en razón de que aún faltaban determinadas medidas clave que ahora ya fueron llevadas a cabo, como las testimoniales a otros empleados y el análisis de las cámaras de seguridad del local.

Según pudo saber PRIMERA EDICIÓN, además de la restricción de acercarse a la víctima -de 26 años- y de salida del país, el sospechoso -de 51 años- debe presentarse todos los meses ante las autoridades del caso para certificar que se encuentra “a derecho”. De no hacerlo, podría ser nuevamente arrestado.

El comerciante fue detenido el lunes 24 de septiembre, después de que la exempleada se presentara ante la Comisaría de la Mujer de la Unidad Regional I y radicara una denuncia en su contra por abuso sexual.

Al decir de esa presentación, el sospechoso la habría manoseado e incluso obligado a practicarle sexo oral, al parecer, siempre en el local dedicado a la venta de productos de cotillón y snacks, en el microcentro posadeño.

El acusado fue detenido e imputado por el delito de “abuso sexual simple”, por el que permanece acusado formalmente. A la hora de ser indagado, rompió el silencio y se desligó por completo de las acusaciones de la trabajadora.

Sin embargo, en medio de la investigación y cuando el comerciante continuaba tras las rejas, la denunciante se presentó nuevamente ante la Comisaría de la Mujer, esta vez para ampliar sus dichos y ratificar los hechos que le endilga a su exempleador.

En base a los elementos recolectados hasta el momento es que la Justicia podría resolver en los próximos días la situación del comerciante, quien en caso de ser encontrado culpable en un juicio oral en el futuro, podría recibir una condena de entre 6 meses y 4 años.