Se viene el verano: siete mitos sobre las dietas

Se sienten los primeros calorcitos y las personas comienzan a desesperarse por “llegar al verano en forma” y recurren a dietas locas y ejercicio físico intenso. No está mal querer verse mejor, pero la prioridad debe ser siempre la salud. Por eso, vamos a desmitificar algunas afirmaciones que solemos escuchar durante esta temporada y que perjudican a nuestro cuerpo.

19/09/2018 17:16


Una dieta equilibrada es la mejor manera de perder peso de cara al verano.

Mito 1: ¡Dejé las harinas para bajar de peso!
No se debe dejar ningún alimento para bajar de peso, lo importante es la calidad y la cantidad. La idea es disminuir el consumo de alimentos pobres en nutrientes, que contienen harinas en combinación con grasas y azúcares, como las facturas y las tortas, por ejemplo.

Mito 2: ¡Sólo como ensaladas!
Los vegetales son básicos para restar las calorías que consumimos, pero no podemos comer sólo lechuga, necesitamos todos los grupos de alimentos para cubrir nutrientes esenciales, de lo contrario, nos vamos a sentir débiles y enfermos.

Mito 3: ¡Me inscribí en el gimnasio y además hago 2 horas de bicicleta!
Si bien hacer ejercicio físico es beneficioso no sólo para bajar de peso sino también para la salud, no es recomendable empezar rutinas de golpe porque nos vamos a lastimar. Lo ideal es empezar despacio y aumentar paulatinamente.

Mito 4: ¡Ya no ceno más!
Saltearse la cena no es saludable porque genera ansiedad y lleva a comer compulsivamente la próxima comida. Lo recomendable es consumir cenas livianas, pero completas.

Es necesario que haya un balance negativo de calorías, es decir, se debe gastar más de lo que se come.

Mito 5: ¡Tomo agua con limón para quemar las grasas!
Ningún alimento tiene las propiedades mágicas de quemar grasas. Las grasas se oxidan con el ejercicio físico solamente. ¡El té de jengibre que te tomas a la mañana, no está funcionando!

Mito 6: ¡Hasta el agua me engorda!
Beber mucha agua es esencial para ayudar a nuestros riñones a trabajar con facilidad y para mantenernos hidratados, pero el agua no tiene calorías, por lo tanto, no engorda.

Mito 7: ¡Compré todo light!
Los alimentos light o descremados son una buena opción para ahorrar calorías, pero hay que tener en cuenta que estos alimentos están “reducidos” en algún nutriente, lo que no quiere decir que se puedan comer con libertad.

Para bajar de peso, es necesario que haya un balance negativo de calorías, es decir, se debe gastar más de lo que se come. La única forma de saber en qué momento se está produciendo un balance negativo es recurrir a un nutricionista que pueda realizar el cálculo y recomendar la mejor alimentación. Los resultados mágicos no existen.

Relacionadas