EL PESCADOR ILUSTRADO. Un japonés en el podio

No sorprende a nadie que los productos japoneses se destaquen por su calidad y funcionamiento. Con los anzuelos sucede lo mismo y eso le permitió a la firma Gamakatsu ganarse un lugar destacado a nivel mundial, pese a que su precio generalmente en superior al de sus competidores directos.

31/08/2018 10:34


La firma irrumpió en el competitivo mercado de la pesca en 1955. Era la más pequeña de las empresas dedicadas a la fabricación de anzuelos y sus productos eran confeccionados a mano. La historia cambió en 1963 al introducir las primeras innovaciones tecnológicas que los hizo dar un enorme salto de calidad.

En 1974 introdujeron máquinas de fabricación de anzuelos totalmente automáticas y vieron que era la oportunidad de abrir una segunda planta debido a la creciente demanda, lo cual concretarían dos años después sumando la fabricación de cañas de pescar.

Apenas dos décadas después de lanzarse al mercado, Gamakatsu ya contaba con una línea completa de cañas de pescar de alta calidad, anzuelos, prendas de vestir y artículos relacionados con la pesca.

En 1988, después de importantes mejoras en sus instalaciones de templado automáticas y de la expansión adicional en la fábrica de anzuelos, la compañía se expandió a Tailandia y luego a China, donde arman los aparejos, atado de moscas y embalajes.

Su constante innovación hizo que en 1992 desembarcara con sus productos en Estados Unidos y dos años después abrió una filial en Europa.

En la empresa sostienen que trabajan para desarrollar nuevos productos de alta tecnología que beneficien a los pescadores sin afectar al medio ambiente.

Los pescadores que utilizan los anzuelos destacan por sobre todo su excelente clavada, proporcionada en gran medida por estar afilados mediante láser. Pasaron 63 años y los pescadores celebran ya no sólo la mejora en los anzuelos, sino también en la confección de indumentaria, cajas para anzuelos, gorros y multifilamentos.

Relacionadas