#ABECEDARIO Piojos

La pediculosis es una infestación que se produce por unos parásitos llamados piojos que pueden afectar a la cabeza, la ropa y los genitales (ladillas). Se alimentan exclusivamente de sangre humana y se transmiten por el contacto de persona a persona o por compartir objetos y prendas infectadas.

22/08/2018 10:45


Los síntomas característicos de una infección de piojos o de pediculosis es un intenso rascado.

Los piojos de la cabeza son los más comunes y se contagian principalmente entre los niños cuando juntan sus cabezas al jugar o comparten utensilios que pasen por sus pelos pues los piojos, como en ocasiones se piensa erróneamente, no saltan por lo que no pueden contagiarse si no existe un mínimo contacto que facilite el paso del parásito de un pelo a otro.

Los piojos genitales son conocidos popularmente como ladillas y se transmiten únicamente por contacto sexual mediante la fricción de una piel infectada con otra que no lo está y que en ocasiones también pueden extenderse a la zona anal produciendo un intenso picor. Los piojos de la ropa son los únicos que viven fuera del ser humano pudiendo pasar incluso dos días sin entrar en contacto con el cuerpo, pues únicamente se traspasan a él para alimentarse de sangre permaneciendo en la ropa durante todo el tiempo especialmente entre los pliegues, que es donde se concentra la mayor cantidad de ellos.

Síntomas y tratamientos
Los síntomas característicos de una infección de piojos o de pediculosis es un intenso rascado que se concentra en el área específica de la infección o puede diseminarse por toda la extensión como sucede con los piojos capilares cuando han aumentando en número.

En el caso de la pediculosis capilar existen cepillos especiales con las cerdas extremadamente juntas para capturar las liendres al pasarlo por el pelo. Las liendres son los huevos de los piojos y se sitúan a unos dos milímetros de la base del pelo o en la ropa cuando la pediculosis afecta al resto del cuerpo y es de vital importancia eliminarlas en su totalidad para evitar que se vuelvan a reproducir una vez erradicada la infección porque los piojos tienen un rápido ciclo de crecimiento.

En el caso de la pediculosis capilar existen cepillos especiales con las cerdas extremadamente juntas para capturar las liendres al pasarlo por el pelo.

Remedios caseros para los piojos
Combinar aceite de oliva y esencia de lavanda se vuelve una sustancia demasiado fuerte para los piojos. Se debe untarla en el cuero cabelludo y dejarla por un lapso máximo de 20 minutos, después de esto será necesario lavar el cabello con abundante jabón.
El aceite de Citronella es otra de las opciones. Se debe agregar de 5 a 10 gotas en el shampoo que se utiliza diariamente. Se debe dejar reposar el cabello con jabón por un lapso de 5 minutos y después lavar.

Otro de los remedios caseros es, en un recipiente con agua, agregar hojas de eucalipto y calentar para que se extiendan las propiedades y sustancias que se segregan del eucalipto. Una vez hecho ésto, echar el agua sobre el cabello y hacer una serie de masajes capilares para eliminar los piojos. También se puede utilizar vinagre de manzana, que de hecho es uno de los más utilizados y consiste en mezclar el vinagre con agua caliente y aplicarlo sobre el cabello seco. Es muy eficaz sobretodo contra los huevos de los piojos y las liendres.

Luego se debe cepillar con un cepillo que apenas tenga púas entre su espacio para poder retirar las liendres. También se puede utilizar estafisagria que es un remedio muy antiguo que se usaba contra los piojos. A esta hierba también se la conoce como la hierba piojera y se puede encontrar en herbolarios. Se aplican 10 gotas de esta hierba en el pelo seco cada noche durante 7 días y también se puede usar para prevenir.

Fuente: mundoasistencial.com

Relacionadas